Gutiérrez apuesta en Quilmes a la atomización de la oposición más que al fortalecimiento "K"

La movida electoral de Néstor Kirchner, que muchos lo califican de "desesperada", se fortalece en algunos distritos de la provincia de Buenos Aires. Los intendentes del peronismo "pejotizado" se animan a arriesgar sus nombres.
En el caso de Quilmes, las derivaciones de los realineamientos nacionales tienen matices que podrían ser claves para entender el entusiasmo del Jefe Comunal, Francisco Gutiérrez, con la propuesta del ex presidente Kirchner. Gutiérrez apuesta más por necesidad política propia antes que por favorecer los planes de Kirchner.

El Jefe Comunal quilmeño con tan sólo dos concejales que le responde y con una gestión de "floja" performance, necesita relanzar su administración. Gutiérrez aprovecha el marco nacional, la debilidad y la atomización de la oposición local, para lanzarse a intentar salvar a su administración.

Con un escenario local atomizado, Gutiérrez juega porque tiene mucho por ganar, tan solo, cabalgando sobre las divisiones de la oposición. Con el aparato municipal (5.400 empleados) y el arrastre de la campaña nacional, el Jefe Comunal podría imponerse con facilidad; ya que en Quilmes podría darse que para diputados nacionales gane el frente "De Narváez - Solá - Macri" (si acaso llegan juntos a la elección) o "la Coalición", pero a la hora de contabilizar concejales, el oficialismo local se lleve la mayor cantidad de bancas en juego.

Uno de los referentes quilmeños del PJ anti-K ya adelantó que la intención "es que cada sector" que compone el frente electoral compuesto por Mauricio Macri (hoy en duda), Francisco De Narváez y Felipe Solá "presenten su propia lista de concejales en cada ciudad". El objetivo es claro: Sumar a la lista de diputados nacionales y seccionales. "Hay que ganarle a Kirchner, no a los intendentes", definió con simpleza y sencillez el propio Angel Abasto. En Quilmes esto significa la existencia de, por lo menos, tres listas (felipistas, macristas y seguidores del Colorado).

Resta saber que pasará con la Coalición Cívica en el Distrito. El ARI apuntala la figura del concejal Mario Sahagún para encabezar la lista; los radicales hacen fuerza, bajo el argumento de "un acuerdo digno", para quedarse con dos de los primeros tres lugares de la lista y los seguidores de Margarita Stolbizer (GEN) reclaman un lugar en los primeros tres. Los "boinas blancas" quilmeños amenazan con jugar solos: Ya hay antecedentes cuando en la última elección acompañaron a Roberto Lavagna como candidato a presidente, pero en el Distrito presentaron candidatos propios.

Por supuesto que el oficialismo "barbista" no las tiene todas consigo, deberá resolver cómo neutralizar el accionar electoral de los sectores kirchneristas que responden al Ministro de Justicia y Seguridad, Aníbal Fernández y al diputado provincial, Daniel Gurzi.

Comentá la nota