Gustavo Álvarez: “hay que tratar de mejorar y no reemplazar el nuevo sistema tributario”

En el marco de una conferencia de prensa el concejal, Gustavo Álvarez, por el Partido Intransigente, habló de la Tasa de Servicios Urbanos. Puso distancia con la aplicación de un sistema del que siente filosófica y políticamente cerca.
“Se han publicado muchos casos que nosotros nos hemos tomado el tiempo de recopilar y la mayoría son muchas equivocadas y algunas erróneas”. El legislador expresó su deseo de mejorar el actual sistema que toma como base imponible las valuaciones fiscales bonaerenses y reiteró los conceptos de progresividad e igualdad. Remarcó la importancia de responder las quejas y planteos de los vecinos. >>>>>>

-------------------

En la tarde del viernes el Partido Intransigente (PI) explicó, a través de una conferencia de prensa presidida por el concejal Gustavo Álvarez, los cambios en el nuevo sistema tributario de tasas urbanas aprobado para el presente año y que ha generado numerosas quejas y planteos de vecinos que vieron notables incrementos en la facturación de la ahora llamada Tasa General de Servicios Urbanos y Suburbanos. En la reunión, además, se profundizó en casos individuales que aparecieron últimamente en los medios acerca de los aumentos.

El edil remarcó los motivos de la convocatoria, “uno es el cambio de sistema en la Tasa de Servicios Urbanos, el otro es que se han publicado muchos casos que nosotros nos hemos tomado el tiempo de recopilar y la mayoría son muchos equivocados y algunos erróneos”. Álvarez quiso dejar en claro la trayectoria de su postura y señaló también que “cuando nosotros hablamos desde el Partido Intransigente en estos temas, hablamos a partir de una posición filosófica y política que hemos tenido absolutamente siempre”.

El concejal reiteró los conceptos de progresividad y proporcionalidad de los aportes impositivos, tal como lo hizo durante el debate de las tasas: “nosotros estamos absolutamente convencidos de que el sistema tributario tiene que ser progresivo y no regresivo: el que tiene más tiene que poner más y aquel que tiene menos tendrá que poner menos. Esto tiene que estar presente en todos los niveles del Estado (nacional, provincial y municipal), porque la progresividad permite repartir las cargas y el esfuerzo que hace cada ciudadano con una mayor igualdad. No significa lo mismo mil pesos para quien tiene un gran capital que cien pesos para aquel que depende de un salario”.

Y sostuvo así su intención de mejorar el nuevo sistema aplicado desde el Ejercicio Fiscal 2009, y no reemplazarlo, “el viejo sistema (aquel de pagar por metro de frente) no daba para más por las profundas injusticias que esto generaba”, argumentó a la hora de sostener la base imponible que se aplica tomando en cuenta las valuaciones fiscales de la administración provincial. Con esta postura, el representante del PI buscó quitarle posibilidades al accionar de la concejal Liliana Schwindt, quien inició acciones legales contra el municipio tras el cambio de sistema.

Álvarez aprovechó la ocasión para contestar los dichos de el ingeniero Nelson Di Giácomo, ex funcionario municipal, y mayor contribuyente del bloque Coalición Cívica quien se opuso fuertemente al cambio aprobado por mayoría en el Concejo Deliberante el 16 de diciembre. “El ingeniero dijo que esto era para hacer caja por si no vienen los 176 millones. Me parece que pensar que si no existiera el plan nacional de inversión de 176 millones sería reemplazado con la plata del Servicios Urbanos de Olavarría es absolutamente descabellado e irresponsable decir esas cosas”.

El legislador del PI avanzó para exponer que cada uno de los casos recopilados tienen su explicación “absolutamente” clara y que no está mal que los vecinos se quejen.

Álvarez remarcó, por un lado, la importancia de los planteos de los vecinos y la explicación de las quejas para señalar las intenciones con que se hizo el cambio. Pero, por otro, el concejal trató de poner distancia con el sistema aplicado y apuntó a destacar los beneficios del cambio de base imponible. “Si estas cosas no se explican puede quedar como que lo otro es cierto, y lo otro no es cierto. Y si no se aclara se puede perder lo que nosotros llamamos la batalla cultural. Eso ya nos pasó y después lo tuvimos a Menem”, recordó, para agregar “a nosotros no nos importa quién lo haga. Es decir, la propuesta nuestra no es la que salió pero aceptamos esta para que se implementara porque el cambio es lo suficientemente profundo como para pasar por alto alguna cosa que no nos convence del todo, pero que de todas maneras es mejor que antes. Hay errores porque a la gente hay que ayudarla, hay que explicárselo y si tiene algún error que vaya y reclame para que se lo arreglen. Habrá que trabajar todo esto”.

El concejal volvió a subrayar las bondades del sistema y terminó por relativizar los planteos de los vecinos, “es verdad que existió una gran preocupación de gran cantidad de gente que recibió todo esto y fue al municipio. Pero también es cierto que la gran mayoría se fue con la situación arreglada. Entonces, si para empezar con un sistema correcto tenemos que pasar por algunas vicisitudes, para que el sistema sea mejor, yo prefiero pasarlas”, cerró.

Comentá la nota