"Me gustaría sumar transparencia a la comunicación de las decisiones"

Laura Restelli (45) es profesora de Literatura y dicta clases en 4 escuelas de Tandil. Se dedica a esta actividad desde hace 20 años.
También se desempeña como bibliotecaria y participó en España de diferentes talleres vinculados a la violencia de género. Hoy se embarca en un nuevo desafío al incorporarse a la política partidaria.

Como primera candidata al Consejo Escolar por Unión Pro brindó una entrevista a LA VOZ, donde prometió "trabajar por la transparencia en la comunicación de las decisiones" en caso de ingresar a la repartición de Yrigoyen y Sarmiento.

-¿Es la primera vez en una lista?

-Sí. En 2006 me enrolé en el PRO, cuando tuve un acercamiento a los equipos técnicos de la Fundación Creer y Crecer. Agradezco a Julio Boga y Rubén Arbeo, quienes me estimularon para esta candidatura. Es una decisión que toma una desde la madurez. Una necesidad de protagonizar desde adentro para que las cosas cambien.

-La política resulta un terreno fangoso…

-Antes de entrar a un lugar me pregunto ´qué hago yo acá´. Vengo a aprender e interactuar con el mundo de la política, que no es fácil, pero nunca lo fue. En Argentina la mujer ha cobrado un protagonismo asombroso.

-¿Cómo evalúa el frente que conformaron Mauricio Macri, Francisco De Narváez y Felipe Solá?

-Considero que asistimos al fin de las ideologías. La ideología por sí misma ya no existe. Se unen fuerzas políticas porque no hay partidos fuertes. Las alianzas son válidas siempre y cuando sean un punto de partida y no uno de llegada, para oponerse al partido más grande.

"NO PODEMOS INSTALAR LA DESCONFIANZA"

-El Consejo Escolar es una dependencia que arrastra problemas históricos…

-Hace 22 años que trabajo en educación dentro de Tandil. Y siempre hubo problemas de transporte escolar. Hay conflictos básicos e históricos que el Consejo fue subsanando. Pero es una repartición que depende verticalmente de la Provincia. Hay que ver hasta qué punto se pueden solucionar las cosas desde lo horizontal.

-Tiene una mirada contemplativa sobre el desempeño de los consejeros…

-Creo en el buen hacer de los que pasaron por ese lugar. No podemos instalar la desconfianza ni hablar mal sobre lo que no se hace. Las gestiones, en Argentina, tienen algo característico: nunca valoran al predecesor. Hay que cambiar esa mirada definitivamente. Así es como piensa el PRO.

-¿Cómo califica el actual nivel educativo en el país?

-Se lo contesto con una frase de Borges: "estamos cayendo y la caída no tiene límites". Somos testigos de una caída que tratamos de solucionar con parches, cambios en los contenidos, llamando a las materias con distintos nombres, son cuestiones cosméticas. Es como pensar que sacándome una verruga rejuvenecí 20 años.

-También la escuela se convierte, hoy más que nunca, la caja de resonancia de conflictos sociales graves…

-La escuela no es una burbuja. Pensemos en el fútbol, una actividad relacionada con la recreación y el placer y sin embargo allí se desata la violencia.

-¿Qué piensa podrá aportar al Consejo Escolar si las elecciones definen su ingreso?

-Me gustaría sumar transparencia en la comunicación de las decisiones, generando una estructura de comunicación más clara, así como establecer prioridades. Aire fresco, energía distinta, me parece que sería positivo sumar una pata de otra ideología política en el Consejo.

Comentá la nota