"Me gustaría ser candidato a Gobernador"

El director de Cultura y Educación bonaerense dialogó con La Tecla en Cariló. Distendido, Oporto, esboza alguna definiciones políticas, critíca al peronismo disidente y asume que le gustaría postularse a Gobernador
El kirchnerismo ha sido el proyecto más puramente peronista y popular después de la muerte de Perón. Puso una agenda que me despierta total adhesión. Yo estoy con Kirchner porque estoy de acuerdo con discutir la renta agraria, con que el Estado maneje las jubilaciones, con la ley de Medios, con la unidad sudamericana, con la asignación universal por hijo. Las formas no me tapan la agenda, y nadie me convence de que las formas (que tampoco me espantan) tapan la agenda.

PARITARIAS

Los gremios amenazan con no comenzar las clases si se descuentan los días de paro...

-Cuando se inician las clases, siempre ronda la amenaza del conflicto, del no inicio. No hay que trabajar con esa base. Tenemos que reunirnos y hacer una paritaria para que los docentes estén mejor. No se puede vivir siempre pendiente de amenazas, hace mal. Es muy necesario, y yo soy el principal responsable, dar mensajes diferentes a la sociedad. Siempre hay un motivo. Aho-ra, parece que son los descuentos. Si lo ponen en la mesa de discusión, lo discutiremos. Creemos que es legítimo que el Estado descuente cuando no se trabaja.

-Pero generalmente los descuentos terminan no se haciéndose efectivos. ¿La idea, esta vez, es realizar la quita?

-El año pasado lo hicimos efectivo y no lo devolvimos. Y en el transcurso de la discusión paritaria suspendimos lo que no habíamos ejecutado. Después, en el acuerdo paritario, acordamos no ejecutarlo. De todas maneras, buscar otra lógica -no para evitar el conflicto, sino para tener un proceso que termine positivamente- es empezar a pensar de manera distinta.

-¿Por qué?

-Porque nuestro objetivo no es descontarles a los docentes, sino que ellos estén bien y que haya clases. Hay lógicas negativas que nos llevan a tensión permanente desde hace años. Un éxito de los dirigentes gremiales, como del gobierno, sería que haya otro desarrollo. Para ello, tenemos que tener iniciativa, no dilatar, no esperar que explote el conflicto. Tampoco esperar a que las cuestiones se arreglen y todos aplaudir contentos en las paritarias, cuando en el medio quedaron ocho días de clases sin darse. Cuando se soluciona el conflicto, pareciera que nos olvidamos de los que no participan del cierre paritario. Mi primera responsabilidad es tener iniciativa y no dilatar el problema. En el caso de los gremios, otra lógica sería no abonar la idea de que arrancamos sabiendo que vamos a parar. Nos hace mal a todos.

PERONISMO DISIDENTE

"No entiendo al peronismo disidente, parecen más disidentes del peronismo que peronistas disidentes", ma-nifiesta Oporto cuando se le consulta sobre

el PJ no kirchnerista."¿Qué opinión tienen sobre la intervención del primer peronismo sobre el diario La Prensa? ¿Qué visión tienen del IAPI o de la Constitución del ‘49?", se pregunta. "A veces no se sabe por qué se es peronista, y sería bueno ponerlo en claro", considera.

DESEOS A FUTURO

¿Qué espera en lo político?

-Cuando uno se lanza a la militancia política, tiene dos utopías: lo que espera de la sociedad (la más colectiva) y lo que espera del propio papel (la más individual). Cuando sólo hay esperanza colectiva, se dan los romanticismos de compañeros que trabajan mucho pero después no pueden participar de gestiones de gobierno. Tal vez sean los mejores, pero no los podemos aprovechar.

-¿Quiénes están en la otra punta?

-Lo peor, cuando todo es esperanza individual. La política como carrera personal, como libro de pases, en donde cada uno mira en qué lugar de una lista lo ubican mejor, sin reparar con qué ideología. Yo trato de equilibrar las dos. En lo colectivo, espero que el proceso que inició Kirchner en 2003 se siga profundizando y todo lo que venga se haga para continuar y no para restaurar lo previo. Hay una opción de continuidad transformadora o viene una etapa de restauración más conservadora. Esto significa un país más moderno y justo, policlasista y multisectorial, nacional, popular y progresista. Me imagino culminando mi tarea en el área educativa provincial en 2011 y no volviendo a eso.

-¿Es momento de cerrar el ciclo?

-Sí. Mi interés es volcarme más hacia la política. Siento que di casi todo lo que se puede dar desde Educación, y estoy satisfecho, porque cuando miro cómo era el sistema educativo cuando llegué y cómo es ahora, creo que hubo avances. Tengo necesidad de pensar la educación desde un lugar mucho más amplio. A la política le hace bien que llegue gente que viene de la experiencia educativa. Hay una tendencia a creer que nosotros somos los técnicos y que otros hacen la política, y a veces otros hacen la peor política.

-La de la rosca...

-Sí. Creyendo sólo que la política se re-suelve con la rosca y la noche anterior al cierre de listas. Ya la política no como me-dio para una sociedad mejor organizada, sino para ver quién le gana a quién. Cuando la política se transforma en fin y no en medio para el bienestar general, pierde sentido. Es cuando se piensa en qué cargo se va a ocupar en el próximo gobierno. Quizá uno no tiene que tener ningún cargo, sí un lugar político que lo contenga. También es verdad que cuando uno no tiene cargo desaparece de la política y su voz no se escucha. A veces cuesta dejar lugar a otros por eso.

-¿Le gustaría en algún momento ser candidato a Gobernador?

-Por supuesto. Pero es un proyecto colectivo. Los que lanzan candidaturas creen que la solución son ellos. A mí me gustaría que un proyecto colectivo considerara que yo soy apto, porque si no el proyecto es uno, y no creo que uno sea el proyecto.

Comentá la nota