"Me gustaría acompañar al Lole, lo veo muy bien perfilado a 2011"

"Me gustaría acompañar al Lole, lo veo muy bien perfilado a 2011"
El diputado se despegó de Duhalde y de Macri. Aún no definió si apuntará a la gobernación de Buenos Aires o a la presidencia.
Francisco de Narváez pasa los fines de semana en Cariló, donde descansa con su familia. Se levanta temprano, alrededor de las seis, sale a correr por la playa, disfruta del día en la arena y trata de dormir todas las tardes una buena siesta. En la semana se dedica full time a la política.

—¿Sigue cocinando ravioles con ketchup como terapia veraniega?

—(Se ríe…) No… este año me echaron de la cocina, esta vez vinimos con una chica que nos ayuda a cocinar. Me suspendieron.

—¿Y la cocina política?

—Creo que el kirchnerismo está en su franca etapa final, Kirchner ya perdió y ahora están surgiendo alternativas promisorias para la Argentina. Me parece que en 2011 se concluye el ciclo que empezó en 2001 del que se vayan todos, está llegando gente a los primeros planos de la política, son personas con vocación de servicio que no viven de la política. Y hay otros políticos que ya cumplieron su ciclo.

—¿Cuáles son los candidatos más fuertes para 2011?

—Hay dos grandes líneas, una que se va a construir en torno al radicalismo y otra al justicialismo. En el primero veo claramente perfilado al vicepresidente Julio Cobos, que hace bien en no definir porque tiene un rol institucional. Y dentro del justicialismo lo veo muy bien perfilado a Reutemann, que también está bien que se defina más adelante. Las candidaturas centrales van a estar en torno a esos dos partidos.

—¿Usted cómo jugará?

—Yo voy a estar dentro del peronismo, con preferencia en la provincia, pero no descarto acompañar a un espacio nacional.

—¿A quién le gustaría acompañar?

—Obviamente al Lole.

—¿Duhalde?

—Me parece que Duhalde cumplió un ciclo importante y respetable, pero la propia sociedad fue la que eligió.

—¿Qué piensa de la maquinaria K de apartar disidentes?

—Bueno, así está el país. Quien piensa distinto te enriquece, se aprende del diverso, es una conducta que los Kirchner nunca han aplicado, por eso son tan incultos y faltos de conocimiento.

—¿Es grave lo de Redrado?

—Redrado es uno de los mejores funcionarios que hemos tenido, fue nombrado por el Ejecutivo y aprobado por el Congreso, tiene autonomía y la responsabilidad de cuidar la moneda, no se lo puede desplazar sólo porque piensa distinto o quiere hacer lo que se tiene que hacer. La falta de inteligencia de los Kirchner demuestra que no tienen ideas, pero sí vocación de autoritarismo.

—¿Cuántos meses hace que no habla con Mauricio Macri?

—Nos llamamos para saludarnos para fin de año.

—¿Hablan menos que antes?

—Hablamos todo lo que tenemos que hablar, nunca fuimos de hablar mucho. El tiene una forma de comunicar muy telegráfica que yo la entiendo. Le contesto en la misma forma.

—¿Fueron por caminos distintos?

—Es que Mauricio eligió al PRO como camino y yo no voy a renunciar al justicialismo.

—¿Qué es lo mejor y peor de ser millonario?

—Tener resueltos un montón de aspectos que la sociedad no tiene, te da tranquilidad no tener el síndrome de la heladera vacía. Pero al mismo tiempo te excluye de ciertas motivaciones que es bueno que el ser humano tenga, como pelear por lo que no se tiene.

—¿Le gustaría volver al programa de Tinelli?

—No, hay cosas que se hacen solamente una vez.

—¿Ganó gracias a Tinelli?

—No, pero me instaló en poco tiempo en un segmento de la sociedad que no estaba instalado.

—¿Va al supermercado?

—Sí, en el verano acompaño a Agustina, mi mujer. Me gusta hacer compras, acordate que soy almacenero.

—¿Busca precio?

—No, compro lo que me gusta, pero Agustina sí busca precios, le gusta. Lo que hago en los supermercados es fijarme cómo están armadas las cabeceras, si la leche no está vencida, si hay cambio en las cajas, si el piso está limpio, renuevo las épocas de almacenero. Hace poco le expliqué a un almacén en el Conurbano que el extracto de tomate y el queso de rayar siempre tienen que estar al lado de los fideos.

Comentá la nota