“Les gusta más hablar para afuera que arreglar adentro”

Explicaciones: el senador puso en evidencia que el gobernador no sólo ignoró en su discurso del 1 de marzo la educación, la salud y la justicia. También dijo que esquivó hablar del negocio del petróleo. “Es una actividad de la que creo que la Provincia debe saber cuáles empresas están explotando, quiénes son los destinatarios y concesionarios, cuánto se obtiene por esas regalías...”, chicaneó Marín.
El senador Rubén Marín, líder de Convergencia Peronista, se quejó ayer de que la dirigencia de la Línea Plural actúa con “egoísmo y soberbia”. Y acusó, frente a la cumbre de líneas internas convocada para mañana, que “les gusta más hablar para afuera que arreglar para adentro”.

Marín respondió las declaraciones de Carlos Verna respecto de que antes estaba prohibido hablar en los congresos partidarios. Insistió en sus cuestionamientos al Gobierno Provincial y en diálogo con el programa “Plan B Noticias” (FM Sonar 91.3) dio a entender que en Convergencia no hay buena “predisposición” para encontrar el consenso.

El senador aclaró: “Yo nunca he tenido actitudes ofensivas con el Gobierno. Me dicen que ponía cara de enojado, pero resulta que el asesor del bloque (en referencia a Miguel Solé) dijo que el gobernador era un inepto y no dijeron nada. ¿Me escucharon decir algún improperio? Creo que la salud pública no anda bien, que los partos se hacen en Río IV, que faltan elementos indispensables, que en educación no sabemos qué proyecto hay... Eso he dicho, pero no le he faltado el respeto al gobernador ni a nadie. Pero escucho de los propios que llevaron al gobernador decirle que es inepto, y eso no merece comentario”.

- ¿Los invitaron a la reunión del miércoles? -le preguntaron en la mañana de ayer.

- No lo sé. Yo por lo menos todavía no sé si hay correspondencia, invitación, o si han hablado con algún otro. No tengo conocimiento, llegué anoche, no me he podido comunicar con nadie.

- Si Convergencia es invitada y asiste, ¿va a ir usted?

- Vamos a tener que resolverlo, no lo sé. Esas situaciones las resolvemos nosotros... Lo que he visto es que la prensa ha sido intermediaria de todo esto, de las reuniones... Los únicos que no sabíamos éramos nosotros, en fin... Tendrán buena información, se ve que alguno de los medios debe estar jugando la interna, como lo ha hecho la vez pasada. Pero es tan simple como agarrar el teléfono... Y llamás. Yo estoy acá a ocho cuadras, cuando me quieren invitar lo hacen y cuando no, no. Es fácil: agarrás el teléfono y listo. Pareciera que a algunos les gusta más hablar para afuera que arreglar para adentro.

- ¿Por quién lo dice?

- He leído que la reunión se hace tal día, a tal hora, que la va a hacer el gobernador, que están citados Fulano y Sultano... Y nosotros no sabemos nada. Presumo que alguien a la prensa le comenta lo que hace antes de informar. Los únicos que no sabemos somos los interesados.

- ¿A ustedes les interesa el llamado “consenso” en este momento?

- Depende. Hay que buscar lo que le interesa al peronismo, sin egoísmos y sin soberbias. Si no no va a servir para nada. Durante un año y medio Convergencia lo único que recibió son acosamientos. La predisposición no la han dejado tan buena, esperemos que cambien de criterio y el peronismo sea lo esencial para ir a un proceso electoral con posibilidades de ganar.

- ¿Por qué hizo esa movida el 1 de marzo, cuando fue a la tribuna y tuvo un gesto parecido al desprecio por el discurso del gobernador?

- Eso de desprecio es una expresión grosera de algunos periodistas; mintieron porque además es una constante. Fui a la Legislatura y si no tengo invitación, ¿dónde querés que vaya? No creo que sea una falta de respeto a nadie, yo me sentí comodísimo... Aplaudí, y cuando me paré me fui, lo demás es invento intencionado de mala leche. Hay intereses, y no de convicciones. ¿Cuál fue el delito de haber ido a una audiencia donde hablaba el gobernador? ¿Cuál fue el delito? Ahora... No les importa que hace cuatro años que no recibo invitación oficial, que el canal oficial no existe para mí... Es grosera esa actitud que se refleja a cada minuto.

- ¿Por qué no estuvo ese día en Buenos Aires, como vicepresidente del Senado, cuando la presidenta inauguró las sesiones ordinarias?

- No pude porque tenía un hecho familiar, eran los 90 años de mi suegra...

- De todos modos, no estaba usted precisamente contento con el discurso de Jorge; no aplaudió...

- Yo aplaudí cuando terminó el discurso, lo hice naturalmente, por supuesto que no empecé a hacer un jolgorio. Y me levanté y me fui. Lo otro de que estaba de mal humor... ¿Qué querés, que fuera a ponerme firme y a hacer la venia?

- ¿Y el discurso qué le pareció: le llamó la atención que no hablara de salud, educación, justicia?

- No se mencionó nada de todo eso y ni siquiera una actividad de la que creo que la Provincia debe saber, que es la explotación petrolera, ¿no? Por lo menos para informar y conocer cuáles empresas están explotando, quiénes son los destinatarios y concesionarios, cuánto se obtiene por esas regalías... La verdad es que no lo sé y me hubiera gustado saberlo...

- Lo dice así y queda la sensación de que sí sabe algo...

- No, honestamente... No lo sé. Es una actividad que yo desconozco, no era tan intensa cuando yo estaba. No lo digo con intención torcida... Simplemente me hubiera gustado escucharlo al gobernador, porque nadie explica nada. No hay un ministro que hable, nada... Ni de salud, ni un secretario... Es el déficit de nuestro gobierno y me parece que lo podría corregir.

- ¿La bandera que decía “Luche y vuelve Marín 2011” la puso alguien de su confianza?

- No, no tengo ni idea. Lo único que falta es que me vaya con una bandera... Ni la vi...

- ¿Con Verna no habla más, no?

- No, hace años que no lo veo...

- En estos días dijo que en este congreso no va a ocurrir lo que pasaba antes, cuando estaba prohibido hablar sin permiso...

- Nunca se prohibió. Y si estuvieran tan abiertos los congresos se hubiese hecho alguno ya el año pasado. Será que no podían hablar. Habría que preguntarle qué pasó. Pero que yo sepa nunca se impidió en un congreso peronista hablar. Es todo bla, bla, bla y cada cual interpreta como quiere.

- ¿Qué piensa de Verna hoy?

- Hace tanto que no hablo con él... Yo no califico a las personas... No soy fiscal de la conducta de nadie. No califico subjetivamente. Cada cual tendrá sus reglas de juego o de valores. Actuando en política, es la sociedad la que determina, cuando se decantan las pasiones sobre todo...

- ¿Está arrepentido de que en su momento no se lo haya expulsado por aquella supuesta traición?

- No. Fueron momentos delicados, eso fue lo mejor que pudo hacer el Tribunal de Disciplina.

Comentá la nota