El Gurí Martínez se incorpora al gobierno de Urribarri

El gobernador dijo que tiene "una imagen y un mundo de contactos y de negocios" para poner al servicio de la provincia.

El piloto de automovilismo más exitoso de la provincia, Omar Martínez, aceptó desempeñarse al frente de la Casa de Entre Ríos, una representación del gobierno provincial en la Capital Federal con sede en la calle Suipacha.

El anuncio corrió por cuenta del gobierno, que lo dio a conocer ayer, mientras el corredor se encontraba participando de las pruebas de clasificación del Top Race en la localidad bonaerense de 9 de Julio.

"Gurí Martínez es hoy un emblema para todos los entrerrianos, un hombre audaz y que al cabo de una vida de éxitos ha desarrollado una imagen y un mundo de contactos y de negocios que él desea poner a disposición de la provincia para el mejor provecho de los entrerrianos", explicó el gobernador.

En ese sentido, reconoció que la aceptación del cargo por parte del deportista lo "llena de alegría porque es una señal para todos de que Entre Ríos marcha hacia un perfil de provincia más protagónico a nivel del país", señaló.

Urribarri expuso su punto de vista, que lo llevó hacer la oferta al piloto para que se sume al staff del gobierno provincial. "Para ese lugar en Buenos Aires necesitábamos una figura convocante y respetada. Alguien que verdaderamente sea una referencia entrerriana a nivel nacional y que además sea atractiva para movilizar acciones que beneficien a la provincia. Y Omar Gurí Martínez, cumple ampliamente con ese requisito", justificó.

"Hasta el sobrenombre entrerriano tiene", bromeó luego el mandatario.

Según Urribarri, si el nuevo funcionario "puede manejar a 300 kilómetros por hora y dirigir una empresa compleja como lo es un equipo deportivo de primera línea", encargarse de la representación entrerriana en Buenos Aires "será algo que fácilmente podrá ejercer, porque queda claro que Gurí no estará allí para administrar papeles, ya que todo ese aspecto será cubierto de otra manera, sino para generar cosas positivas para la provincia", expresó.

El gobernador dejó aclarado un aspecto pese a que lo consideró obvio. Se refirió a los motivos por los cuales Martínez se suma al gobierno. "Obviamente Gurí no necesita ser funcionario. Acepta porque es un entrerriano que ama a su provincia y piensa que desempeñarse en ese rol es una forma de ayudar a los entrerrianos que tanto lo quieren. Realmente es un gesto para destacar, para imitar y para agradecer", señaló finalmente Urribarri.

Sorprendido y halagado. Martínez, por su parte, habló de la intención del mandatario de reconocer su labor en el deporte. "Para mí es un gusto y un honor este reconocimiento, y estoy con muchas expectativas. Con la forma en que uno ha hecho las cosas en el deporte y en la vida, vamos a tratar de llevar adelante este desafío", señaló.

"Como un hijo de la provincia voy a tratar de desarrollar este trabajo de la mejor manera. Mi familia me apoya en esta nueva tarea", dijo también el famoso corredor.

Un funcionario con fama propia

La participación de deportistas en actividades políticas no es un hecho nuevo. Por el contrario, el mapa político argentino presenta numerosas referencias de ex deportistas profesionales volcados a lo electoral.

Así se puede ver desde el senador santafecino Carlos Lole Reutemann, uno de los presidenciables con mayores chances; el actual gobernador bonaerense Daniel Scioli hasta los que buscan un lugar en la grilla de candidatos de las elecciones legislativas de junio o para las generales de 2011, donde aparecen el tenista Guillermo Vilas, los automovilistas Juan María Traverso y Eduardo Lalo Ramos, la boxeadora Marcela La Tigresa Acuña, y el regatista y cuádruple medallista olímpico Carlos Espínola.

Sin embargo, no son tantos, o al menos tan notorios, los casos de deportistas famosos que asumen en cargos políticos no electivos, ya que justamente la ventaja comparativa que suele impulsarlos a la arena política es el reconocimiento público y la simpatía popular ganadas en lo deportivo.

Tal vez el caso más parecido al del Gurí Martínez sea el del rugbier Agustín Pichot, quien dirige la Casa de la Provincia de Chubut en París.

Claro que la Capital Federal no es París, ni Entre Ríos es Chubut; pero Omar Martínez es uno de los deportistas más famoso de la provincia. Tal vez, así como ahora, algunos especulan con que Pichot podría ser candidato a vicepresidente acompañando a Das Neves, en el futuro a alguno se le ocurra que el Gurí es candidateable, sobre todo si logra un buen desempeño en el cargo que acaba de aceptar.

La trayectoria del automovilista

Omar Martínez, quien es considerado uno de los principales referentes dentro del automovilismo nacional, nació el primer día de 1966 en Rosario del Tala y a la pasión por los fierros la heredó de su padre, Enrique que compitió en la antigua Fórmula 5 y Fórmula 6.

Se inició deportivamente a los 17 años en una carrera de Fórmula 6 (actualmente Fórmula Entrerriana) en Febre.

En 1986 llegó a la Fórmula Renault, donde logró los campeonatos de 1990 (cuatro triunfos) y 1991 (seis victorias), cuando también intervenía en la Fórmula 3 Sudamericana.

En 1994 el entrerriano tuvo actividad en tres divisionales, porque también se sumó la Fórmula Súper Renault y su debut en TC 2000 con un Ford Sierra. En 1995, el Gurí llegó al Turismo Carretera con un Ford Falcon y nunca dejó de competir en la categoría.

En 1997 se consagró campeón en el Top Race y al año siguiente en el TC 2000. En 2011 fue subcampeón de TC y TC 2000.

En el 2000 logró su segundo título en Top Race y fue subcampeón en el TC, al igual que en 2001 y 2002. Su máxima consagración llegó en 2004, al obtener el campeonato de TC. En 2006 logró el título de Top Race V6.

Comentá la nota