El Gurí está feliz.

El Gurí está feliz.
TC: Omar Martínez, que no venía de una buena temporada, vive un 2009 lleno de alegrías: tras dos victorias en el Top Race V6, se impuso en la popular categoría, con un Ford en Buenos Aires; Castellano y Fontana, ambos con Dodge, completaron el podio.
Decir que el Gurí está hecho un pibe es una redundancia. Al menos en las zonas del país donde Gurí significa justamente eso. Pero el caso de Omar Martínez es diferente. El entrerriano, de 43 años, ya uno de los más experimentados en el moderno Turismo Carretera, viene de una temporada dura. El año último, cuando se instaló el sistema de play off (o Copa de Oro, como se la denomina oficialmente), el máximo referente de Ford ni siquiera entró en el grupo de los 12 mejores.

"Parece que rejuvenecí, o al menos que me acordé de manejar", bromeaba ayer Martínez, tras imponerse de punta a punta en la tercera fecha del TC, en el autódromo Oscar y Juan Gálvez. Con un ritmo demoledor y contundente, ya que alcanzó hasta 5 segundos de ventaja sobre sus perseguidores.

Si bien en la punta la competencia no dejó de ser anodina, ya que la vanguardia del Gurí no peligró en ningún momento, el público se deleitó en las tribunas con la formidable carrera que realizaron quienes pelearon por los otros dos escalones del podio.

Finalmente el segundo puesto fue para Jonatan Castellano. El hijo del legendario Oscar "Pincho" logró su mejor competencia en 50 participaciones en la popular categoría. "Fue mi mejor actuación, sin dudas, con maniobras excelentes, las que yo pasé y en las que me superaron", explicó el joven de Lobería.

En la serie no se había destacado. Con su Dodge pretendió pasar al Gurí, se cayó de la pista y perdió varias posiciones. ¿Qué te dijo tu papá?, le preguntó LA NACION. "Nada. Me acerqué y le dije ?me equivoque Pincho´ . Y él asintió con la cabeza".

En la última maniobra había superado a Norberto Fontana, que fiel a su estilo aguerrido, siempre buscó ir hacia adelante, sin especular, aunque "una falla sobre el final no me dejó defender el segundo puesto", dijo el arrecifeño.

La carrera comenzó a definirse en favor del Gurí desde el principio. Quizás el gran rival que podía tener Martínez era el cordobés José María López, que largó desde la primera posición en la final, tras haber ganado la serie más veloz. Pero un error en los primeros metros (ver aparte) le dejó el camino libre al Gurí.

En realidad, los entrerrianos no sólo estaban felices por la actuación de su ídolo. El otro representante de la provincia, el paranaense Mariano Werner (desde el fin de semana compañero de equipo del Gurí, aunque este chico tenga 20 años y sea el verdadero gurí) se colocó segundo, hasta que en la sexta vuelta la alta temperatura del motor lo dejó sin ilusiones.

Diego Aventin (no pudo demostrar el potencial de su Ford en la final, Emanuel Moriatis, Fontana, Castellano y el mismo Ortelli brindaron un espectáculo sensacional. Sobrepasos, maniobras ajustadas y el interrogante de quién llegaba mejor ubicado a la bandera a cuadros, con Martínez perdido allá adelante, fue el centro de la atención de los casi 30.000 espectadores que soportaron los más de 30 grados bajo un impiadoso sol, hasta que las nubes atenuaron el intenso calor.

Para esa vuelta final, cerquita de la Horquilla Alfredo Parga, además de la precisa maniobra de Castellano, que batió a Fontana para quedarse en el segundo puesto, Ortelli demostró porqué es el quíntuple campeón. En una sola acción, superó a los Falcon de Aventin y de Moriatis, y con el cuarto puesto se acomodó tranquilo en la punta del certamen.

El Gurí está feliz. Otra vez volvió a los primeros planos, tras dos victorias en el Top Race V6 y el éxito de ayer en el Turismo Carretera. Y no lo oculta.

25 son las victorias que tiene Martínez en el TC. Es, junto con Guillermo Ortelli (Chevrolet), el más vencedor entre los pilotos que actualmente se mantienen en actividad.

Comentá la nota