GUILLERMO PEREYRA “Esto es matonismo, no es sindicalismo”

Guillermo Pereyra es el representante del gremio petrolero de Río Negro y Neuquén, al que están afiliados la mayoría de los trabajadores pampeanos. Es el sindicato que confronta con el de Bahía Blanca, en una puja por cautivar adherentes. Pereyra dijo, después de la tragedia, que su gremio no está dedicado a la violencia.
Recordó que “hace un mes y medio o dos fuimos atacados también a tiros por matones que fueron detenidos, nos tiraron en las camionetas... Son los mismos que a punta de pistola sacaron a nuestros compañeros diciéndoles que se tenían que ir si no estaban afiliados al Sindicato de Bahía Blanca. Es una barbaridad. Y la empresa también, porque permite todo esto. ¿Cómo puede ser que nuestros compañeros están amenazados permanentemente?”.

- ¿No se puede arreglar esta situación de otra forma? -le preguntaron en el programa radial “Plan B”.

- Es lo que pretendemos nosotros. Y nosotros lo arreglamos en su momento. Hicimos un plebiscito y sobre 328 compañeros que votaron, con participación del Ministerio de Trabajo, invitamos al Sindicato de Bahía Blanca y a la Federación a que participen en la junta electoral, no se presentó nadie... De cualquier manera se hizo el plebiscito controlado por el Ministerio y 316 dijeron que querían nuestro sindicato y 12, el de Bahía Blanca. Fue una abrumadora mayoría, en un marco democrático, no hay nada que hacer... Esta es la forma en que se tienen que solucionar las cosas, no con matones que estuvieron detenidos pero al otro día estaban sueltos. Acá tiene que haber más control policial. Lo que pasa es que el intendente hace un tiempo que pide refuerzos y no los tiene... Evidentemente está peligroso.

- ¿Pero por qué no pueden convivir dos gremios diferentes?

- El Sindicato de Bahía tiene una delegación en 25 de Mayo, a una cuadra está nuestra delegación... Pero bueno... No tienen afiliados porque no tienen nada para ofrecer. Nosotros tenemos una obra social con beneficios en todo el país, es gratis. Como no hay transporte de 25 a Catriel, los vamos a buscar y los llevamos a nuestra clínica en Catriel.

- ¿La gente de su sindicato nunca anda armada?

- No, no, no. No anda armada. El sindicato nuestro está conformado por compañeros trabajadores. No nos gusta el lío. El sindicato nuestro no usa armas. Jamás ha tenido problemas con nadie y no hay por qué andar con armas en la cintura.

- La verdad es que este panorama se parece al peor sindicalismo...

- Eso no es sindicalismo, es far west, es matonismo. Cuando uno defiende los derechos de los trabajadores y ofrece beneficios, eso es sindicalismo. Hemos hecho un gremio con responsabilidad social. El nuestro es un gremio con sensibilidad y nuestro objetivo no es andar a los tiros o a las patadas. Está todo clarísimo.

- ¿Su gremio se salió de la Federación que los agrupaba?

- Nos desafiliamos hace ya bastante tiempo. El 4 de abril la gente votó la separación de la Federación, votó el 92 ó 93% del padrón. El 97,5% votó por la desafiliación. Entonces... La Federación agrupaba a 29.000 trabajadores, de los cuales 16.000 son de nuestro sindicato. Somos más de la mitad, el 56 ó 57 por ciento de los afiliados.

- ¿Cómo se resuelve el conflicto?

- Metiendo presos a todos los delincuentes, es la única forma.

Bravo fue a visitar a los sospechosos

Por si no quedó clara públicamente su posición en favor del sindicato del Petróleo de Río Negro y Neuquén, el intendente de 25 de Mayo intentó ayer visitar a los detenidos sospechosos de haber cometido un delito que integran ese gremio.

De acuerdo con lo que pudo saber El Diario, Bravo hizo el intento en la zona de la alcaidía de Tribunales de General Acha, con la idea de visitar a los detenidos en esa dependencia. Algunas fuentes cercanas a la investigación dijeron incluso que el jefe comunal veinticinqueño intentó acercarles algunos objetos a los imputados. Pero no habría podido lograr su cometido de verlos, ya que se lo impidieron.

La relación de Bravo con el sindicato de Río Negro y Neuquén no es ningún secreto. El vínculo lo tiene directamente con Guillermo Pereyra, un gremialista que incluso habría hecho importantes aportes durante la campaña electoral que condujo a Bravo al municipio.

Comentá la nota