Guillermo Aiello advirtió sobre la falta de infraestructura para alojar presos.

El presidente del Colegio de Abogados expresó crudamente la realidad de las detenciones en nuestra ciudad, qué sucede con los mayores y qué pasa con la minoridad en conflicto con la ley penal. Todo en relación con la inseguridad que se vive en la actualidad. También defiende la alcaidía y la necesidad de tener donde ubicar a los menores sobre todo.

El presidente del Colegio de Abogados del Departamento Judicial Pergamino, Guillermo Aiello, advirtió sobre la falta de infraestructura para alojar presos adultos y sobre todo menores. Esto genera, indica, un condicionamiento al trabajo de la Justicia, “ya que la mayoría de los jueces, a la hora de emitir sus fallos, lo hacen conociendo que no hay espacio físico donde enviar a los delincuentes.

También indicó que “las comisarías están repletas de detenidos y cuando los envían a San Nicolás o a Junín para que los alojen en la cárcel, los mandan de regreso. Esto implica un problema no menor en la temática de la inseguridad. En una situación ideal habría que crear infraestructura con distintos niveles de seguridad”.

Menores

Ya ingresando en la temática de los menores, Aiello fue crudo al expresar: “Hoy, el tiempo de detención de un delincuente de 17 años de nuestra ciudad son nueve horas, el tiempo que le demanda regresar desde La Plata. Y siempre que el fiscal consiga que el Juez de Garantías lo detenga. Esa es la realidad que nos toca padecer. Y lo peor que le puede suceder a ese chico es volver a su casa porque las condiciones en que vive lo harán reincidir. Además cuando se le determina arresto domiciliario, es imposible controlarlo.

“Sin una decisión política de fondo, es imposible cambiar esta realidad” aseveró y agregó: “Es imprescindible que toda la clase dirigente se reúna para debatir y crear una verdadera política de seguridad. Pero también es necesario que no se cambie a medida que rotan los gobiernos. Tampoco se puede desarrollar una política en ese sentido sólo para Pergamino, porque aunque detuviéramos a los diez principales delincuentes de la ciudad, enseguida aparecerán otros tantos. Pergamino atrae a los malvivientes porque saben que acá hay dinero. Y no podemos aislarnos como comunidad porque convivimos dentro de la provincia”.

La alcaídia

Acerca de las posibles soluciones, el doctor Aiello indicó que para nuestro medio una es la construcción de la alcaldía, para que los delincuentes no tengan la sensación de que hay impunidad. “Pero la dirigencia esquiva temas como la construcción de cárceles, `porque saben que hay sectores de la población a favor y otros no tanto, por eso no quieren tomar postura. Si se elimina el caldo de cultivo que significa tener a todos los presos juntos en la comisaría y se libera a los policías que los cuidan para que salgan a la calle, se contribuye a una mayor seguridad”, aseveró.

Dijo además que: “Tengo entendido que la propuesta de la alcaldía quedó congelada por un trámite pendiente, que ya fue completado. Igual, hay que gestionarlo sin descanso. Y para ello habría que incluir el proyecto en el presupuesto comunal. También es cierto que la provincia tampoco da demasiadas respuestas porque ponen su acento en los problemas del conurbano.

Asimismo indicó que “la mayoría de las causas que suceden en nuestro Partido son atendidas por la defensoría oficial. Es decir que el mismo Estado cumple su obligación de brindarle al delincuente una defensa. Finalmente expresó que “la Justicia es el último eslabón de una cadena a la que se llega cuando se rompieron varias barreras. Y quizás la más importante sea la de la educación, que es un déficit de la sociedad en su conjunto”.

Comentá la nota