Guía práctica para entender cómo va a gobernar el matrimonio Kirchner en 2010

Guía práctica para entender cómo va a gobernar el matrimonio Kirchner en 2010
Los principales retos del Gobierno. El nuevo papel de la oposición y la Corte Suprema de Justicia. Las fortalezas y debilidades de la economía. La guerra por el control de los medios audiovisuales. Y la disputa por el nuevo Parlamento.
La Argentina ya no será la misma. Un nuevo mapa político, sin una mayoría determinante, se expresará en el Congreso a partir de marzo. La economía retomará el crecimiento pero acechará la inflación. Los partidos profundizarán sus revulsiones internas para definir al candidato que los representará en las próximas presidenciales. Los Tribunales deberán resolver las denuncias que arañan los talones de los funcionarios. Y terminará por conocerse a los ganadores y perdedores de la pelea por los medios. Las siguientes son las claves políticas y económicas del primer año de la nueva década:

EL OFICIALISMO EN MINORÍA. El Gobierno cuenta con menos poder político desde las elecciones de junio. Deberá acordar con otros partidos para cualquier proyecto que pretenda aprobar en el Congreso. Su estrategia será mantener la iniciativa con propuestas que generen cortes en la oposición por razones ideológicas. La herramienta de última instancia es el veto presidencial. LA

OPOSICIÓN. Se encuentra obligada a unirse si pretende torcerle el brazo al oficialismo en el Congreso. Pero las divisiones en su interior se profundizarán a medida que aumente la disputa por las candidaturas para las elecciones presidenciales. Un grupo confluirá en torno de la postulación del vicepresidente Julio Cobos, otro alrededor del aspirante del peronismo opositor, ya sea Eduardo Duhalde o Carlos Reutemann, y otras fuerzas buscarán generar alternativas al bipartidismo, como posiblemente la Coalición Cívica, el Partido Socialista y la centroizquierda.

EL NUEVO ACTOR. La Corte Suprema aparece como el gran árbitro de la disputa política de 2010. En sus manos tendrá la resolución de las principales controversias, como el reparto de los fondos entre la Nación y las provincias, la aplicación de la ley de medios o el uso de reservas del Banco Central. Sus miembros exhiben un alto grado de autonomía, a diferencia de las mayorías automáticas de otros tiempos.

INFLACIÓN. Se trata del desafío económico más importante que enfrenta la Casa Rosada. El año pasado, con recesión, los precios aumentaron entre un 13 y un 15 por ciento. Ahora, todos los economistas coinciden en que el país retomará el crecimiento. Pero el Gobierno no termina de explicar cómo contendrá la inflación.

CAMBIOS EN EL SISTEMA ELECTORAL. El Gobierno aprobó una reforma que vuelve obligatorias las internas abiertas y simultáneas para seleccionar a los candidatos a presidente, senador y diputado. Se realizarán en agosto de 2011. De esa manera logró demorar la discusión por las candidaturas, que amenazaban con acelerarse en el interior del PJ y poner en jaque la jefatura de Néstor Kirchner. Además obligará a discutir postulaciones en el interior del partido, donde el ex presidente todavía se siente con respaldo mayoritario.

LOS ALIADOS. Una de las claves de 2010 será el apoyo de la CGT al Gobierno. Los sindicatos encabezados por el camionero Hugo Moyano representan una de las principales columnas del poder kirchnerista. El PJ opositor buscará socavar su poder y dividir a los gremios para diluir el dominio oficialista. Pero la reunión del martes pasado en Olivos fue una ratificación de la alianza.

LA CORRUPCIÓN. Tras la derrota electoral se multiplicaron las denuncias de corrupción contra el Gobierno. Una decena de causas involucran a Néstor Kirchner y Cristina Fernández. El enfrentamiento con los grandes medios de comunicación motivaron una mayor difusión. El nivel de desgaste político que puedan generarle las acusaciones abre interrogantes sobre el futuro político.

DEUDA. Actualmente es uno de los ejes al que el Gobierno presta mayor atención. El Ministerio de Economía apuesta a normalizar la situación con los holdouts y con el Club de París. De esa forma pretende bajar la tasa de interés y acceder a financiamiento barato en los mercados. El objetivo es mejorar el clima financiero en los mercados y que el cambio se exprese con inversiones en la economía real.

LAS PROVINCIAS. Las cuentas públicas se deterioraron y en 2009 sólo cuatro terminaron con superávit (San Juan, Santiago del Estero, La Pampa y Chubut). Las perspectivas económicas son mejores para 2010, pero también se esperan mayores exigencias de aumentos salariales. La oposición, a su vez, aumentó la presión para que la Nación amplíe el porcentaje de fondos que se coparticipan.

LA PELEA CON LOS MEDIOS. El Grupo Clarín logró que la Justicia suspendiera la aplicación de la nueva ley de comunicación audiovisual. La disputa llegará a la Corte Suprema. Todo indica que el Gobierno no logrará quitarle las licencias que exige la ley mientras se extienda la controversia judicial. Para 2010, la mayor apuesta del kirchnerismo es poner un pie en las acciones locales de Telecom, Canal 9 y el grupo de radios del consorcio mexicano CIE.

EMPLEO. En 2009 se perdieron 350 mil puestos de trabajo. El Gobierno instrumentó el plan Argentina Trabaja para garantizar un ingreso a los sectores menos favorecidos. En la Argentina, la debacle fue menor a la sufrida por otros países. Pero si se crece a 2,5 por ciento, como estima el Presupuesto, no se logrará recuperar los puestos perdidos el año pasado.

EL CONGRESO FUERA DEL CONTROL OFICIAL. La presidenta Cristina Fernández buscará implementar las medidas estratégicas a partir de decretos de Necesidad y Urgencia, pero la oposición se quedará con la mayoría de la comisión bicameral que debe ratificarlos. La falta de acuerdo puede bloquear acciones de Gobierno.

Comentá la nota