La guerra de los Macri

La ruptura se habría generado en la más íntima entraña familiar. Muchos macristas confirman la interna que se vive en el PRO después del acuerdo con De Narváez y Solá.
El acuerdo entre Mauricio Macri, Felipe Solá y Francisco De Narváez provocó una ruptura político-familiar. Es que el diputado provincial y primo del jefe de Gobierno porteño quedó fuera de cualquier tipo de estrategia electoral y sería reemplazado por el legislador nacional y mano derecha del ex presidente de Boca, Federico Pinedo. Ahora, Jorge Macri quien comanda al PRO bonaerense le intentarían quitar ese timón en un año de elecciones.

La primera muestra de este alejamiento fue el día de la foto entre Mauricio, Solá y De Narváez. Ese día, Jorge Macri no participó activamente del evento por expreso pedido de su primo. La versión fue ratificada por fuentes del Gobierno de la Ciudad que además advirtieron que “ahora que Jorge se fue de vacaciones hubo quien especuló y se sentó a charlar con las bases bonaerenses”. Ese alguien es Pinedo, el mismo que insiste con la posibilidad de plantear una alianza con la Coalición Cívica.

Al respecto, Gabriela Michetti dijo que tiene “el mejor de los conceptos de los legisladores de la CC provincial”. Bajo el mismo contexto, omitió por completo a Felipe Solá y Francisco De Narváez. Ahora, las huestes macristas comienzan a dispersarse entre los capitalinos y bonaerenses. Los que siguen a Mauricio y los fieles a Jorge.

Sin embargo, Jorge Macri tuvo que apartarse de la negociación final para que se pudiese cerrar el triple acuerdo por sus diferencias sobre el manejo político de la provincia de Buenos Aires. Según dicen los detractores de Macri, “Jorge tendría acuerdos puntuales con algunos intendentes y eso hizo irritar a Mauricio”.

Comentá la nota