Guerra contra los mosquitos

La próxima semana comenzará una campaña de fumigación aérea y terrestre, financiada por el Gobierno provincial.
Ya andan revoloteando y molestando. Por eso decidieron declararles la guerra antes de que se hagan más fuertes. A partir de la semana que viene, todos los municipios saldrán a fumigar contra los mosquitos, que en estas épocas de calor están en pleno desarrollo larvario. La campaña, encarada por el Gobierno de la provincia, se hará vía aérea (en las zonas de lagunas y grandes estancamientos de agua) y terrestre, con las aplicaciones que haga cada departamento. Y todos los insumos serán provistos por la provincia, con una inversión que ronda los 150.000 pesos, según el dato oficial.

La campaña está articulada entre la Secretaría de Agricultura (dependiente del Ministerio de la Producción), que pone los insecticidas, larvicidas y los conocimientos técnicos; y la Dirección de Aeronáutica, que pondrá el avión para hacer los vuelos de fumigación.

Según contó el titular de Agricultura, Roberto Ronchietto, habrá alrededor de 60 vuelos y en cada uno serán arrojados unos 500 litros de un poderoso larvicida en las zonas donde haya grandes masas de agua estancada, como en Sarmiento, 25 de Mayo, Caucete y San Martín, por ejemplo. De esta manera, la idea es combatir las larvas de la variedad israiliensis de mosquito, muy común en la provincia.

Paralelamente, los 19 intendentes sanjuaninos recibirán dosis de insecticida para hacer las fumigaciones en domicilios y espacios públicos. La cantidad a proveer varía según la superficie que se cubrirá en cada departamento y, según Ronchietto, puede haber nuevas dosis, de acuerdo a la demanda. Agricultura no armará el cronograma de tareas en los municipios, eso quedará en manos de los gobiernos departamentales. Pero se prevé que la fumigación en general culmine en enero próximo.

Todos los insumos, aclaró el funcionario, son provistos por el Gobierno de San Juan, a modo de subsidio. Es decir que los municipios no tendrán que poner un peso para combatir los mosquitos, pero sí el trabajo en sus distritos.

Comentá la nota