La guerra de carteles en La Plata desata pelea de Kirchner y Bruera

En menos de 48 horas dos grupos de militantes kirchneristas, fueron intimidados para que dejaran de pegar carteles en los que se ve al ex presidente junto al intendente de La Plata, Pablo Bruera.
En la Casa Rosada creen que los incidentes son parte de un operativo "despegue" del intendente Pablo Bruera, a quien acusan de impulsar el corte de boleta en favor de Margarita Stolbizer y Francisco de Narváez.

La tensión entre Néstor Kirchner y Pablo Bruera, crece a medida que se acerca la elección. Es que el ex presidente está convencido que el intendente de La Plata retacea el apoyo a su boleta, y por lo bajo fomenta el corte a favor de las listas de Francisco de Narvaéz y Margarita Stolbizer.

En rigor, de ser cierta la estrategia, tiene su lógica. Es que Kirchner no mide muy bien en La Plata, y la gestión del intendente tiene una aprobación que ronda el 60 por ciento. Así, la gente de Bruera –como sucede en otros municipios- estaría habilitando el corte de boleta de manera que un eventual rechazo a Kirchner no impacte en la elección local.

Pablo Bruera y Néstor Kirchner

El problema es que estar estrategias electorales ya han comenzado a derivar en incidentes que podrían terminar en un escándalo. Como informó el portal de noticias La Política On Line, el lunes por la noche tres militantes kirchneristas que pegaban carteles de Kirchner-Scioli-Bruera, en la esquina de diagonal 74 y 59, habrían sido interceptados por personal de la guardia municipal –que lleva el nombre de Control Urbano-.

El personal municipal, al parecer los cuestionó por pegar afiche en carteleras que estaban reservadas para De Narváez y la cosa terminó a los golpes, y con una denuncia policial.

Pero los incidentes no terminaron allí. Hoy volvieron a repetirse, esta vez los militantes kirchneristas fueron abordados cuando realizaban una pegatina de afiches sobre los caminos General Belgrano y Centenario. Aunque en esta ocasión, habrían sido conminados a abandonar la tarea por un grupo de personas armadas, pero que según comentaron fuentes del kirchnerismo platense, "iban vestidos de civil".

Incidentes similares se produjeron en la zona de los Hornos, donde militantes que se aprestaban colocar los afiches que promocionaban las candidaturas de Néstor Kirchner-Daniel Scioli-Pablo Bruera, denunciaron que no sólo se les arrebató la gigantografía, sino también sus teléfonos celulares.

Estos extraños incidentes, motivaron incluso un pedido de explicaciones del propio Kirchner a Bruera, según comentaron a La Política On Line, fuentes kirchneristas. Con alguna lógica, el ex presidente habría reclamado al intendente explicaciones, señalando que le resultaba extraño que en su distrito, los militantes del oficialismo sufrieran semejante persecución, salvo que hubiera un visto bueno de alguna autoridad.

Microcirugía electoral

En rigor, detrás de esta insólita pelea por las pegatinas, no parece haber inocentes. Es que el grupo kirchnerista "atacado", respondería en realidad a la Casa Rosada, que lo habría enviado para que cubra la ciudad de La Plata con carteles de Kirchner, junto a Scioli y Bruera, con el objetivo de "dejar pegado" al intendente platense con el ex presidentes.

Es que como están haciendo algunos otros jefes distritales –por ejemplo, el jefe de Gabinete Sergio Massa en el Tigre-, ante la caída de popularidad del ex presidente, lo "borran" de la campaña y municipalizan al extremo sus propuestas y piezas publicitarias, apelando al voto local.

"Tenemos confirmando que la gente de Bruera celebró acuerdos por debajo de la mesa con las listas de Francisco de Narváez y Margarita Stolbizer, para facilitar el corte de boletas y que todas empujen la lista del intendente", afirmó indignado a La Política On Line, un destacado dirigente del kirchnerismo.

Incluso, en la oposición no niegan la jugada y afirman que en rigor es apenas la redición de las maniobras que el bruerismo concretó en las elecciones pasadas, cuando repartía boletas del Frente Renovador Platense –sello vecinal del intendente-, con la candidatura nacional de Elisa Carrió, sobre todo en el centro de La Plata, donde la líder de la Coalición Cívica tiene buenos niveles de adhesión.

Este microcirugía electoral del bruerismo, que según la zona ofrece la boleta del intendente junto a la de Kirchner, la de Stolbizer o la de Francisco de Narváez, se realizó al parecer luego de un exhaustivo estudio de los comportamientos electorales de su distrito, que le permitió al intendente tener un mapa calle por calle, de las preferencias de su electorado.

Bruera 2011 y el "alemán bueno"

En la Casa Rosada afirman que estos intensos esfuerzos de Bruera tienen por objetivo lograr que el intendente gane a nivel local por cerca del 50 por ciento, y de esa manera quede posicionado para el 2011 como uno de los posibles candidatos a gobernador.

"Bruera suele comentar que La Plata es la vidriera de la provincia, como la Capital Federal lo es de la Nación. Sabe que si ahora gana bien, ya queda posicionado para gobernador y está jugando fuerte para ese proyecto", afirmó a La Política On Line un legislador que suele hablar seguido con el intendente.

No habría mucho para reprochar desde ese lugar, ya que otros destacados dirigentes del oficialismo como Sergio Massa o Alberto Balestrini, quienes también aspiran a disputar la gobernación en el 2011, también están jugando fuerte en sus distritos –Tigre y la Matanza-, para garantizarse un lugar en la discusión por la gobernación.

Sin embargo, en el kirchnerismo contraponen –con una lógica muy particular- la actitud de Bruera a la del intendente de Bahía Blanca, Cristian Breitenstein, que no casualmente visitó este viernes la Presidenta. "El alemán está jugando bien, a pesar de que tiene el mismo problema que Bruera, en Bahía Blanca, Kirchner no mide bien. Pero igual esta jugando derecho y si tiene que ir al precipicio va", afirmó un dirigente kirchnerista que está metido de lleno en la campaña del ex presidente.

Como sea, lo que está claro es que la pelea por la gobernación tendrá el próximo domingo 28 de junio la primera vuelta de un ballotage que se terminará de definir en el 2011, y que tal vez, vuelva a enfrentar a Kirchner y Bruera. (www.agencianova.com)

Comentá la nota