Guerra de afiches en la ciudad

El doctor Jorge Eduardo Buompadre, se refirió a lo que denominó "la guerra de los afiches y el delito de daño", haciendo referencia a la cantidad de imágenes, pancartas y graffitis que en cada contienda electoral utilizan las distintas fuerzas políticas para captar voluntades de sufragio.
En la nota enviada por Buompadre a esta redacción, resaltó que "siempre pasa lo mismo, se repite año a año, sin tregua". Y señala esta metodología proselitista como una acción que sólo sirve para ensuciar paredes, columnas, árboles, puentes, estatuas, líneas de tendido eléctrico, plazas, "todo lo que esté inmóvil, inanimado, puede ser objeto de esta agresión", enfatizó.

A su vez, expresó su malestar para con los responsables de este tipo de tareas, a quienes les es indiferente el artículo 183 del Código Penal, que castiga con pena de prisión de 15 días a un año el daño de un cosa mueble, inmueble o animal, incrementando la pena de tres meses a cuatro años de prisión cuando ese daño se ejecuta en archivos, registros, bibliotecas, museos o e puentes, caminos, paseos u otros bienes de uso público, monumentos, estatuas, cuadros u otros objetos de arte colocados en edificios o lugares públicos.

Buompadre se encargó de dejar en claro su antipatía contra la utilización de papelería durante una campaña electoral: "Formamos parte de una sociedad desahuciada, descreída, que no respeta nada y que no le importa nada. Nadie hace nada, ni jueces ni fiscales, ni políticos, ni ciudadanos, nadie. Estamos vivos pero pareciera que no existimos. No nos importa nuestros semejantes, el respeto por la ley, no cumplimos con las reglas más básicas de comportamiento ciudadano. Estamos en un pantano difícil de salir y atravesar, pero no dejamos de pronunciar discursos de ‘cambio", expresó.

Comentá la nota