La guardia del Roque Sáenz Peña está terminada pero abre en marzo

La obra de la nueva guardia del Hospital Roque Sáenz Peña fue votada en el Presupuesto Participativo por sus propios vecinos de la zona sur. Su construcción y equipamiento costaron más de dos millones de pesos. Los trabajos se terminaron en octubre de 2008, fecha en que estaba prevista su inauguración. Sin embargo, la apertura deberá esperar hasta el 2 marzo próximo, nueva fecha fijada para el corte de cintas. El director del efector, Federico Cornier, explicó que apenas culminaron los trabajos el hospital "no tenía el personal suficiente para poner en marcha la guardia", algo que se solucionó en los últimos meses con las gestiones realizadas durante el 75º aniversario del centro de salud. En tanto, el secretario de Salud Pública de la Municipalidad, Luis Dimenza, indicó que "en diciembre ya ingresó parte de los empleados necesarios y el resto lo hará entre enero y febrero", y señaló que sólo "restan detalles de la conexión eléctrica y la tecnología".
En 2007 pasaron por la actual guardia 66 mil personas. Y sólo en 24 horas se atiende a más de 300 pacientes, incluidos adultos y niños. "La necesidad de la obra tiene que ver con la demanda, que se incrementó en un 30 por ciento desde que el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca) se trasladó a su nuevo edificio", explicó Cornier.

Postergaciones. Las obras comenzaron en 2006. El director estimó la inversión en "más de dos millones de pesos, en números actuales", y confirmó a La Capital que la guardia "está terminada desde octubre del año pasado". Es más, para ese mes estaba prevista la inauguración, que luego se pospuso para enero y que finalmente se realizará el 2 de marzo próximo.

Postergaciones. Las obras comenzaron en 2006. El director estimó la inversión en "más de dos millones de pesos, en números actuales", y confirmó a La Capital que la guardia "está terminada desde octubre del año pasado". Es más, para ese mes estaba prevista la inauguración, que luego se pospuso para enero y que finalmente se realizará el 2 de marzo próximo.

Sin embargo, el secretario de Salud recordó que octubre "fue un mes de paros por el conflicto que mantuvieron los médicos en reclamo de aumentos de salario, por eso se decidió posponer la apertura y así tener, además, el tiempo suficiente para incorporar el personal necesario".

En tanto, a la hora de explicar por qué el sector permanece terminado, pero cerrado, el director volvió sobre la falta de personal. "Se necesitan 50 personas más en el hospital para poder poner en marcha la nueva sala", dijo, y detalló que su funcionamiento implicará tres médicos para adultos las 24 horas y dos pediatras de guardia también las 24 horas, además del personal de enfermería y de limpieza (actualmente el servicio funciona con dos médicos y un pediatra).

En ese sentido, Dimenza aseguró que ya se incorporaron 11 personas en diciembre y se sumarán dos grupos más durante enero y febrero. "Ese es un tema que ya está resuelto", afirmó.

La construcción fue votada por los vecinos a través del Presupuesto Participativo en 2005, y su ejecución comenzó al año siguiente. Su importancia, según detalló Cornier, se relaciona con "la demanda que tiene el hospital", que "es el único que hay en la zona suroeste de Rosario, que es la más poblada".

Lo cierto es que la superficie de la nueva guardia supera en seis veces a la actual, y contará con espacios separados para la atención de adultos y de niñoos. Este diario recorrió el lugar, que cuenta con una sala de internación con seis camas para los pacientes más graves, dos consultorios para atención ambulatoria, uno para adultos y otro para pediatría, y una sala de internación de niños.

A eso se suma un área de usos múltiples equipada con oxígeno con capacidad para otras cuatro plazas, que podría utilizarse "en las épocas invernales, cuando la demanda tiene picos, o en casos de emergencia grande donde haya que ampliar la capacidad", detalló.

Todo eso, con aire acondicionado y calefacción central, además de espacios de descanso para los médicos. "Después del nuevo Heca, va a ser la sala más moderna de la ciudad", dijo orgulloso el director, quien agregó: "La zona sur se merece una obra como esta".

Comentá la nota