Guardavidas y fomentistas de la zona sur cortaron Ruta Interbalnearia Nº11

Exigen que se realice la obra de defensa costera financiada durante el gobierno de Daniel Katz y Néstor Kirchner. Su presupuesto asciende a 42 millones de pesos y jamás se puso en marcha. Amenazan con repetir el reclamo en el Hotel Provincial durante la próxima Cumbre de Alcaldes.-
Un importante número de guardavistas de la zona sur nucleados en la Unión de Guardavidas Agremiados (UGA), acompañados por comerciantes, concesionarios de balnearios, vecinos y fomentistas desde Alfar hasta Los Acantilados, cortaron ayer por la tarde momentáneamente la Ruta Interbalnearia Nº 11 a la altura de la rotonda de El Faro con el objetivo de que las autoridades gubernamentales locales pongan en marcha la obra de defensa costera -ya aprobada y licitada- de 42 millones de pesos, que prevé la construcción de siete arrecifes en las playas del sur para frenar la erosión costera que se vio seriamente intensificada a raíz del último fenómeno meterológico que azotó a la ciudad en el mes de julio.

Minutos después de las 13.30 y bajo el slogan "Sin playas no hay turismo, fuentes de trabajo ni barrios", unos 70 trabajadores de El Faro, Alfar, Playa Serena, San Patricio, San Jacinto, Acantilados, San Carlos, Costa Azul y Marisol, decidieron insistir en un reclamo con precedentes, sobre el cual aún no han obtenido respuestas concretas hasta el momento.

Se trata de las obras de reconstrucción y protección del espacio costero para las playas del sur para revertir el creciente fenómeno de la erosión, que se intensificó durante el temporal que también destruyó parte del paseo Adolfo Dávila. En estas unidades turísticas, metros y metros de médanos y arena desaparecieron como consecuencia de la adversa condición metereológica, y las obras previstas jamás se pusieron en marcha.

La obra cuenta con un presupuesto de 42 millones de pesos y fue aprobada durante el gobierno de Néstor Kirchner y Daniel Katz. Actualmente, gran parte de los damnificados responsabilizan al secretario de Obras y Servicios Urbanos (ENOSUR) de la comuna, Manuel Regidor, por no dar comienzo a los trabajos.

Al respecto, el secretario general de la Unión de Guardavidas Agremiados -Miguel Nieto-, entidad que nuclea a los trabajadores del sector de la zona sur Mar del Plata, explicó: "Las sociedades de fomento desde El Faro hasta Los Acantilados organizaron este reclamo y nosotros nos adherimos totalmente para manifestarnos masivamente por el grave problema de la erosión costera".

De acuerdo con los propios manifestantes, la notable reducción de tierra firme en este punto de la ciudad perjudica gravemente a la actividad de los guardavidas; afecta a los comerciantes debido a la merma en la visita de turistas y repercute sobre la actividad inmobiliaria al momento en el que una persona busca un terreno en cualquiera de estos alejados y atractivos barrios ubicados lejos del centro de la ciudad.

"El problema lo venimos sintiendo hace tiempo, años, y todavía no se hizo nada, a pesar de que está aprobado el proyecto y ya se cuenta con el dinero necesario. No entendemos por qué no se inicia una cuestión tan necesaria para la preservación de la costa marplatense", añadió preocupado Nieto.

El secretario general de UGA explicó además que el corte "pacífico" fue fundamentalmente "para darle difusión al reclamo y explicarle a los conductores sobre el estado de la situación. Cortamos momentáneamente el tránsito y le pedimos disculpas a los conductores, sólo queremos que se nos escuche por un momento y que las autoridades tengan en cuenta este grave problema por el que estamos pasando, a fin de que se le dé curso a la problemática".

De la zona sur a la cumbre de alcaldes

"Desde la Unión de Guardavidas Agremiados nosotros vamos a seguir con esto porque creemos que hasta que no se ponga la primera piedra, la obra no empezó", dijo el secretario general del gremio y luego adelantó que el reclamo continuará durante los próximos días frente a las puertas de la Municipalidad.

Sin embargo, los integrantes de UGA aseguraron que repetirán la manifestación y posiblemente el corte de calle entre el 2 y el 4 de septiembre frente a las puertas del Hotel Provincial, donde se desarrollará la Cumbre de Alcaldes con cientos de funcionarios provenientes de distintos rincones del continente sudamericano.

"Tenemos pensado concentrarnos justo en los días de la Cumbre para que realmente todo el mundo se entere de la existencia de este tema", aseguró Nieto.

Sin obras, peligran los barrios

Uno de los fomentistas organizadores, Fernando Carobino (barrio Alfar), describió la preocupación de los vecinos de la zona ante la inacción de la comuna. "Nosotros exigimos que se ponga en marcha la obra. El recurso de amparo ha sido superado y entendemos que en semanas más debería comenzar", aseguró.

En ese mismo sentido, el vecinalista agregó: "Este reclamo sirve para que estemos mancomunados los guardavidas, vecinos, concesionarios de balnearios y comerciantes. Es un tema que nos preocupa y de no existir esta obra, entendemos que la zona va a quedar absolutamente depreciada y si esto ocurre muy difícilmente va a poder resurgir económicamente".

Consultado acerca de la responsabilidad del municipio, Carobino consideró: "Siempre cuando hay cambios de gobierno, todo lo que hace un gobierno anterior queda olvidado. Existe la desidia de funcionarios municipales y entendemos que de una vez por todas tienen que tener la vocación política como para responder a las demandas de los vecinos que hasta hoy no hay sido satisfechas".

"Esto nos afecta en todo sentido. Los comerciantes lo sienten a diario. Sin las obras necesarias, ni el comercio ni cualquier otra actividad tienen futuro en la zona sur. Necesitamos que se tome conciencia de la gravedad de la situación", completó su par de San Jacinto.

El impacto del temporal

"Nosotros entendemos que ha habido una reducción de unos diez metros de médano en los sectores más castigados que son San Jacinto, Serena y San Patricio, con este último temporal de julio", describió el secretario de la sociedad de fomento del barrio Alfar, quien a su vez aclaró: "Es muy difícil recuperar lo que ya se perdió, pero las obras pueden llegar a revertir la situación, que es bastante grave".

Por su parte, titular de la entidad vecinalista de San Jacinto, Rubén Chinelli, lo resumió todo en tres palabras: "Somos víctimas ambientales". "Somos las víctimas de una desidia que no llegamos a comprender. El propio ex presidente Kirchner se hizo eco del reclamo de los vecinos y luego se invirtieron los 42 millones de pesos de los cuales actualmente desconocemos su paradero", amplió el fomentista.

Por último, el secretario general de los guardavidas del sur, detalló alarmado: "Las obras se han retrasado por diversos motivos, no nos han dado explicaciones y ahora pagamos las consecuencias con el último temporal que ha borrado entre 600 y 1000 metros de playa que había hasta no hace mucho tiempo atrás. Necesitamos una respuesta urgente".

Comentá la nota