Los guardapolvos en “estado de alerta”

Ante el inminente inicio del ciclo lectivo, los gremios docentes reclamaron que el Gobierno convocara a la negociación salarial que sirviera de marco para los acuerdos provinciales. El 25 por ciento es el pedido de la CTA, marco referencial de Ctera.
Con el inicio de clases cada vez más cerca, comenzaron las discusiones frente a la convocatoria a la paritaria nacional docente. Mientras los gremios nucleados en Ctera reclamaron el urgente llamado para negociar una suba en el salario y se declararon en “estado de alerta y movilización”, desde el Ministerio de Educación aseguraron que todavía “no hay fecha”, aunque admitieron que podría citarse “en cualquier momento”. La Central de Trabajadores Argentinos, en la que se enmarca la Ctera, pidió una recomposición del 25 por ciento. En Catamarca comienza un paro de 72 horas y en Mendoza y Neuquén podría suceder lo mismo si “no hay una oferta salarial” de los gobiernos provinciales.

En Educación recibieron el anuncio de estado de alerta y movilización de la Ctera con calma. Aclararon que se percibía “buen clima” con los sindicatos y que se está trabajando para cumplir con el compromiso asumido el año pasado para que la reunión se realice “en la segunda quincena de febrero” y “hay que tener en cuenta que recién empezó hoy (por ayer)”. El ministerio que intercede en la paritaria y es el encargado de la convocatoria es el de Trabajo, que conduce Carlos Tomada. Allí les indicaron que la fecha surgirá del “consenso y del trabajo entre ambas carteras y los sindicatos docentes”.

En territorio bonaerense, el director general de Educación, Mario Oporto, adelantó que se encontraban “expectantes” de la convocatoria para que así “las provincias realicen sus propias discusiones”, aunque destacó que “este año la situación económica es diferente”. Oporto estimó que en el desarrollo de la paritaria “se deberá actuar con responsabilidad y precaución”, porque ya era “difícil poder cumplir con los aumentos otorgados” en 2008, que alcanzaron el orden del 40 por ciento en la provincia.

La diferencia entre la primera paritaria nacional docente (2008) y la actual es la aparición de un actor más: el ministro de Interior, Florencio Randazzo. El titular de la cartera política está trabajando con los gobernadores para afinar el lápiz en cuanto a la cifra que se pueda negociar en la mesa con los educadores. El trasfondo del tire y afloje del año pasado habría dejado algunos gobernadores molestos por el monto comprometido, que terminó con paros y movilizaciones en algunas regiones. En aquel encuentro en el que el Estado discutió por primera vez con los maestros el salario llegaron a un acuerdo para que el aumento fuera del 24 por ciento, llevando el salario inicial de un maestro de 1040 a 1290 pesos. A ese piso se le suma el incentivo salarial docente que financia la nación y asciende a 110 pesos por cargo.

La Ctera anunció ayer en conferencia de prensa que reafirmaba el “estado de alerta y movilización” porque existen jurisdicciones en donde todavía no se cumplieron acuerdos salariales del año pasado. En Catamarca hoy comienza un paro por 72 horas sin concurrencia a los lugares de trabajo para las tareas pasivas. Por ello, la secretaria general de Ctera, Stella Maldonado, reiteró que subsisten conflictos docentes en Río Negro, “que tienen el sueldo básico más bajo del país”, en Santiago del Estero y Jujuy, además de Catamarca. Así, Maldonado reclamó el “urgente” llamado a la paritaria docente para establecer el nuevo piso salarial y aclaró que si bien no estaban pidiendo una cifra en particular, sí lo había hecho la Central de los Trabajadores de Argentina (CTA), que era de un “25 por ciento”.

Por lo pronto las escuelas de Neuquén y Río Negro comenzarán el ciclo lectivo el próximo lunes. Tanto en Neuquén como en Mendoza los docentes ya anunciaron que si llegan al inicio de clases “sin una oferta de aumento salarial”, estará en peligro la normalidad de las clases. En San Luis los maestros iniciaban hoy la actividad docente con una “jornada de concientización” dentro de las escuelas puntanas.

Comentá la nota