Guardaespaldas para salir del banco

Empresarios o industriales que deben retirar grandes sumas de dinero solicitan este servicio, que cuesta entre 1500 y 2000 pesos
Edgardo ya no se anima a ir al banco solo. Dos automóviles con tres custodios lo acompañan a realizar las transacciones de dinero.

Todos los guardaespaldas portan armas, que no dudarán en usar ante una eventualidad. No entran en el banco con Edgardo, pero lo esperan en la puerta para asegurarse de que no sea víctima de una salidera bancaria.

La contratación de custodios para ir al banco es una medida de seguridad novedosa, que muchas personas están comenzando a utilizar. Aquiles Gorini, presidente de la Cámara Argentina de Empresas de Seguridad e Investigaciones (Caesi), confirmó que las consultas para contratar ese servicio "aumentaron en los últimos tiempos".

Sucede que los robos fuera de los bancos son cada vez más frecuentes. El martes de la semana pasada, un hombre de 64 años, propietario de una empresa de transportes, fue asesinado por dos delincuentes, que viajaban en una moto, en la puerta de un banco de Villa Soldati, luego de retirar dinero de un cajero automático.

Gorini aseguró que no son muchas las empresas que ofrecen servicios de custodia para ir al banco: "Es muy riesgoso y requiere gente especializada".

Con permiso

La empresa Inclave ofrece ese servicio desde hace tiempo, como consecuencia de los hechos de inseguridad y las frecuentes salideras bancarias. "Todos los custodios son efectivos retirados de las fuerzas de seguridad. Tienen que estar entrenados para detectar posibles peligros y, además, tener permiso para portar armas", dijo Rubén Reynoso, que dirige la firma.

El servicio de custodia implica que el cliente sea acompañado por un mínimo de dos personas armadas, tal como se explicó en las empresas consultadas. "Los hombres están en un automóvil o dos, dependiendo del servicio", dijo una representante de la empresa de seguridad Giomon.

Reynoso explicó cómo funciona el operativo: "Si dos vehículos custodian, uno va de puntero y en el medio va el coche con el cliente. Por último, otro auto cierra la formación. Si se contrata un auto solo, estará ubicado detrás del que lleva el dinero. Siempre se pacta de antemano el camino por recorrer. Además, se le entrega al cliente un equipo de radio para que se comunique ante cualquier contingencia".

Un documento de la Policía Federal explica que, por lo general, las bandas que realizan salideras bancarias están integradas por no menos de tres personas, cada una de ellas con un papel establecido. "Los custodios no entran en el banco con el cliente. Están atentos a los movimientos de la calle, sobre todo para detectar alguna emboscada", dice Reynoso.

Gabriel es empresario textil y frecuentemente realiza transacciones en un banco de Belgrano. El año pasado fue víctima de un robo, y por eso tomó la decisión de contratar custodia cuando realiza importantes movimientos de dinero.

"Unos «motochorros» me robaron 50.000 pesos destinados a pagar sueldos. Ahora, cuando muevo grandes cantidades, me manejo con custodia. Me siento mucho más seguro de esa manera", explica.

Los servicios de guardaespaldas se comercializan por módulo de tres o cuatro horas, según la empresa. "Cada módulo cuesta entre 1500 y 2000 pesos, según la cantidad de custodias y los autos que se necesiten", explicó Reynoso.

Gabriel dice que no se arrepiente de pagar todo ese dinero por el servicio: "Sé que es dinero bien invertido. Me sale más caro ir solo y arriesgarme a que me asalten".

Carlos Bonvissuto, director general de la agencia de seguridad Starseg, explicó: "Es necesario que los interesados en contratar el servicio consulten con empresas que estén debidamente autorizadas". La consulta se puede hacer desde la página del gobierno de la ciudad, ( www.buenosaires.gov.ar ) o en la página de la cámara que reúne al sector, en www.caesi.org.ar/caesisoc.html.

Reynoso agregó que los clientes suelen llegar por recomendación de algún conocido que ya utilizó el servicio. "Casi nadie busca a las empresas por Internet o en la guía telefónica, porque no es confiable", afirmó.

Así lo hizo Manuel cuando fue a depositar el dinero de la venta de su casa. "Tenía miedo de ir al banco solo. Así que contraté una empresa que me habían recomendado unos amigos, y fui con dos custodios a dejar el dinero."

Las agencias de seguridad no suelen aceptar clientes desconocidos o sin referencia, sobre todo porque temen quedar involucradas en operaciones de lavado de dinero. "Se informa a las entidades de control de agencias de seguridad sobre el trabajo que se realizará, siempre protegiendo los datos del contratante, que se dejarán asentados en las planillas de la empresa", explica el director de Inclave.

"Una vez, estábamos trasladando nuestros propios valores del banco a la agencia y trataron de robarnos en el camino. Los custodios se tirotearon con los delincuentes, que minutos más tarde se fugaron. Por suerte, no hubo que lamentar víctimas", contó Bonvissuto.

Así son los asaltos

* Sacadores: observan en el interior del banco a clientes que extraen sumas importantes, ya sea por caja o en oficinas privadas o que realizan depósitos en una caja de seguridad.

* Empleado desleal: un empleado del banco le marca la operación a un tercero, que lo asaltará a la salida. También pueden inducir al cliente a que realice la operación otro día y así poder avisarle al delincuente sobre el movimiento.

* Ladrones en moto: esperan a que el cliente salga, le arrebatan el maletín y huyen en moto para escabullirse entre el tránsito.

* Seguidores: con un auto, los delincuentes siguen a la víctima hasta el banco. Una vez que realizó la transacción, esperan que se aleje unas cuadras y la asaltan.

* Arrebatadores: esperan a que la víctima salga del banco para golpearla y quitarle el dinero.

Comentá la nota