Gualeguaychú: Urribarri estuvo con vecinos que rechazan el corte

El bloqueo contra la pastera genera cada vez más críticas. No se descarta un nuevo intento para levantarlo.

El gobernador Sergio Urribarri recibió ayer en Gualeguaychú a "un número importante de vecinos autoconvocados", que se oponen al funcionamiento de la pastera Botnia pero no comparten la metodología del corte sobre la ruta nacional N° 136, que une esa localidad con Fray Bentos.

"Este grupo dice no a Botnia y no al corte, porque consideramos que perjudica a la región en el aspecto económico y en la integración con el país vecino. No queremos confrontar ni nos creemos dueños de la verdad, pero que haya opiniones distintas fortalece la democracia", expresó Abel Martínez Garbino, Presidente del Club de Pescadores de dicha ciudad.

Los vecinos, que colmaron el recinto del Consejo Deliberante local, piden que se respete el derecho a circular con normalidad y sostienen que el corte de la ruta 136 perjudica a la región "en todos los aspectos".

María de las Mercedes Ruiz, dueña de una estación de servicio ubicada sobre la ruta 136, explicó que su comercio "vive del tránsito entre ambos países" y producto del corte "la actividad a decaído muchísimo". Y precisó que "150 familias que viven sobre la ruta quedaron sin empleo".

Los vecinos también plantearon el perjuicio del corte en el aspecto social. Entre ellos, Federico, un estudiante que cursa sus estudios de Marketing en Gualeguaychú y tiene su familia en Montevideo y consideró que "el corte ha llegado a una decadencia" y se hace necesaria "la búsqueda de una alternativa en conjunto. El corte hoy no está sirviendo, sólo divide".

Además, una vecina uruguaya, Cristina Garciarena, que vive en Argentina hace 27 años, expresó que debido al corte no puede viajar a ver su familia cuando quiere.

Escuchar todas las voces. "Como gobernador tengo la obligación de escuchar todas las voces sin prejuicios", dijo Urribarri. El mandatario aseguró que "en materia ambiental no existió en el mundo una sociedad tan valiente como la de Gualeguaychú que con firmeza instaló a nivel nacional la idea del derecho a vivir en un ambiente sano".

"Siempre expresé lo que pensaba acerca de la violación del Tratado del Río Uruguay postura que hoy es el centro de la estrategia nacional e reclamo ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya. Y también siempre fui frontal al expresar que no compartía la metodología del corte y recibí por ello incomprensión y algo más que eso", recordó Urribarri.

En el mismo sentido, agregó: "El corte no sólo está dividiendo a dos países, sino por lo que su presencia aquí sugiere, a una ciudad y eso no se puede permitir. Debe primar el interés general, la comprensión, la racionalidad. Y la primera condición para eso es que todos sean escuchados".

En caída. En tanto, en ámbitos cercanos a la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú no descartan que exista "una nueva embestida del poder político" con la intención de levantar el corte de la ruta.

Lo cierto es que la hipótesis ha sido planteada incluso por algunos asambleístas y que el corte goza de menos popularidad desde que la Asamblea decidiera dejar pasar a los hinchas argentinos que fueron a ver el partido de fútbol entre los seleccionados de Argentina y Uruguay, pero no a los ciudadanos uruguayos que pedían pasar para votar en las elecciones presidenciales del 25 de octubre.

Sin embargo, en el ámbito provincial se dijo desconocer esa supuesta intención, explicando que Urribarri simplemente concurrió a escuchar a los vecinos porque se lo solicitaron.

Más allá de las especulaciones, el mandatario deberá considerar varios aspectos de la situación para avanzar, si así lo decidiera, en una negociación para pedir el levantamiento del corte.

Durante el verano de 2008-2009 su intentó fue duramente criticado por los asambleístas y recién pudo recomponer la situación cuando encabezó el reclamo de investigación por la aparición de manchas en el río, cerca de la pastera.

Comentá la nota