Gualeguaychú: un abogado quiso pasar el corte, pero se lo impidieron

Los asambleístas armaron una valla humana y no dejaron que cruzara a Uruguay.Por: Verónica Toller
BWX 778. Auto gris. Pasó a las ocho menos cuarto por Ceibas". La guardia periodística de Clarín esperaba el dato desde hacía varias horas: aunque el abogado Salvador Rossetti Serra había anunciado su arribo al corte de Arroyo Verde para las 11 de la mañana de ayer, se especulaba un adelantamiento de la hora. Es que la Asamblea Ambiental estaba convocando a los vecinos a acercarse al lugar a partir de las 8 de la mañana, para defender el bloqueo de la frontera. La información tempranera agregaba: "Lo acompañan unos 12 vehículos".

Rossetti Serra se presentó ayer en el kilómetro 28 de la ruta internacional 136. Doscientos efectivos de Gendarmería esperaban pertrechados con escudos, cascos, bastones y chalecos antibalas. Y unos mil quinientos asambleístas, según la cifra brindada por la fuerza de seguridad.

Rossetti llegó acompañado de su esposa, Laura Báez, y de una periodista de Montevideo. "El resto no vino, atemorizados por las amenazas de muerte de los asambleístas", explicó. Dijo que él tenía permiso permanente de paso otorgado por Oficio judicial de la jueza en lo Contencioso Administrativo Federal María José Sarmiento.

Los asambleístas habían preparado el lugar. Dos cosechadoras ocupaban ampliamente la ruta antes de la tranquera de Arroyo Verde. Aunque la valla principal era humana: decidieron que las mujeres estuvieran al frente, sentadas sobre el asfalto, en actitud de espera. Había jóvenes, ancianas, niños pequeños, hombres, mate y reposeras.

Rossetti fue primero al escuadrón de Gendarmería. Pero el jefe Claudio Kaczmar estaba en el kilómetro 28. Pasadas las 10, el auto gris llegó al sitio. "Debo esperar a los asambleístas, que vendrán a hablar conmigo. Es lo que me dijo Gendarmería", explicó. Por lo que hubo que esperar la decisión de una asamblea de vecinos, que votó enviar una delegación para escuchar a Rossetti.

Los asambleístas le requirieron una explicación por su anuncio de llevar Rottweiler; por la información en agosto pasado de que debía cruzar por el corte debido a que su suegra -que vive en Ombúes de Lavalle, en Uruguay- padecía una enfermedad terminal que luego resultó no ser tal; por los 504 autos que lo acompañarían y no habían llegado, y por los términos que usó el día viernes contra Jorge Fritzler y José Pouler cuando los calificó de "dos gringos de mierda".

La comisión de diálogo estuvo integrada por doce personas, entre ellos, tres abogados de la Asamblea. Rossetti pidió paso y le respondieron "usted sabe que hace dos años esta ruta está cortada en defensa de nuestros derechos ambientales".

El abogado bonaerense explicó que no era un provocador y que no venía a dar clases de Derecho, pero que si él viviera en Gualeguaychú se haría rico con amparos y demandas y mandó a los abogados de la Asamblea a volver a estudiar. Agregó que deberían litigar en tribunales internacionales. Los asambleístas le respondieron: "Ya lo estamos haciendo desde hace tres años".

El diálogo fue tenso. "Nosotros defendemos la vida", postularon los unos. "Yo también", dijo Rossetti. "Estamos contra la contaminación y el saqueo de nuestro medio ambiente", siguieron los vecinos. "Yo también estoy contra toda contaminación y no estoy a favor de Botnia. Y si es como ustedes dicen, va a contaminar. Pero no estoy de acuerdo con los métodos de la protesta", devolvió Rossetti.

"Entonces, le pedimos humildemente que nos ayude y no nos provoque. Venga a hablar a la Asamblea el miércoles próximo y lo vamos a escuchar". Rossetti aceptó. Dijo que el miércoles irá a Concepción del Uruguay a dialogar con el juez federal Guillermo Quadrini y que por la noche concurrirá a la reunión de la Asamblea. Finalmente, el líder de la Asamblea Rutas Libres concurrió al escuadrón de Gendarmería donde se labró un acta que deja constancia de los hechos del día, y explicita que el abogado no pudo cruzar al Uruguay.

Comentá la nota