Gualeguay intenta salir adelante tras el tremendo temporal

Tras una larga noche para las familias afectadas por el tornado del martes, Gualeguay despertó más calma y con la mirada puesta en recomenzar.
Los vecinos de zona norte, aún sin servicio eléctrico y en algunos casos sin agua, continúan trabajando, junto al Municipio y Bomberos Voluntarios, para solucionar lentamente los problemas que el fuerte viento les ocasionó en sólo cinco minutos.

Sentido de solidaridad y esperanza se constituyen como los valores preponderantes por estas horas en la ciudad de la cordialidad, al tiempo que comienzan a relevarse los daños materiales de las viviendas por parte del Municipio, encargado de subsidiar con diversos elementos a los vecinos perjudicados. Colchones, rollos de plástico grueso y chapas de fibro cemento son los materiales con los que se cuenta, hasta el momento, para afrontar la situación, en tanto la empresa de energía continúa reparando postes, transformadores y el tendido de cables para restablecer el servicio al sector norte.

De acuerdo a lo informado por la Jefatura Departamental de Policía, el operativo de seguridad implementado durante la noche del martes, para evitar robos en casas particulares y saqueos en los comercios que sufrieron daños, resultó exitoso, sin tener que lamentarse hechos delictivos que pudieran empañar aún más el triste escenario que por estas horas se observa en Gualeguay. A las recorridas de personal policial se sumó además Gendarmería Nacional, que se hizo presente en varios sectores para custodiar la integridad de las familias.

Mientras funcionarios de la Dirección de Arquitectura de la provincia y legisladores se reunían en el hospital San Antonio para dar respuesta al geriátrico de esa institución, se informó que no hubo que lamentar grandes daños en otros edificios públicos provinciales. Sólo dos escuelas sufrieron el embate del temporal, la Técnica Nº 2 próxima a repararse de forma general y la Nº 3 "Marcos Sastre", que se encuentra en obra.

Por su parte y de acuerdo a información oficial, la Dirección de Acción Social realiza desde el martes un censo de las familias afectadas, con el fin de evaluar las pérdidas materiales, habiéndose relevado hasta el momento alrededor de 300 familias con serios inconvenientes tras el temporal, en tanto se declaró en la ciudad, por disposición del Ejecutivo local, la emergencia sanitaria y zona de desastre. En el decreto Nº 016/10 se establece que esta declaración es "en resguardo de la salud e integridad de los habitantes" y "a los fines de adoptar las medidas legales, administrativas y sanitarias con la celeridad y urgencia que el caso requiere (...) hasta tanto se logre una total solución de los inconvenientes ocasionados por el Fenómeno Meteorológico acaecido".

Dicho Decreto dispuso además el cese inmediato de las licencias ordinarias otorgadas a todo el personal afectado por el área de servicios públicos municipales, debiendo reintegrarse a sus funciones.

Comentá la nota