Los grupos sociales no ceden y seguirán reclamando en la plaza

Las organizaciones sociales que desde el lunes reclaman por tierras, empleo, herramientas y viviendas, acordaron anoche continuar con la protesta instalada en la plaza central de Resistencia. Después de una sucesión de reuniones con el gobierno, aseguraron que lo hablado no satisfizo las demandas del conjunto.
Ahora, como al principio, insisten en hablar con Jorge Capitanich: "Por unanimidad se decidió esperar hasta que nos atienda el gobernador porque es el único que puede sellar un compromiso", dijo Tito López a NORTE.

Ayer, a partir de las 8, se cumplió la agenda de reuniones entre movimientos sociales y gobierno. Pero a media mañana por la detención de dos manifestantes, producida la noche anterior, el sector interrumpió el tránsito en la primera cuadra de Mitre y de Santa María de Oro.

La reacción fue contra lo que consideraron una señal de intimidación, porque también denunciaron que se maltrató a uno de sus integrantes.

Durante el tiempo que se extendió el corte de calles anunciaron que suspenderían las conversaciones hasta la liberación de sus pares, lo que sucedió un par de horas después. Por esa razón el movimiento 17 de Julio perdió su turno y ayer por la tarde esperaba una nueva convocatoria.

Los ministros de Gobierno, Oscar Domingo Peppo, y de Desarrollo Social, Aldo Leiva, y dirigentes de cada movimiento se sucedieron hasta cerca de las 20.

Al promediar la tarde, el malestar en las filas de algunas organizaciones se hizo notar, previendo el desenlace de la asamblea al final del día.

Entre ellos estuvo el movimiento General San Martín que pidió ayuda para la construcción de ocho viviendas, la continuidad de 48 jornalizados y de 20 becados. El representante de 400 integrantes, Antonio Gutiérrez, lamentó que el resultado de la reunión fuera negativo por falta de buena predisposición de uno de los interlocutores: "Con el ministro Leiva no se puede hablar; así no se puede llegar a un acuerdo", dijo a NORTE.

"Seguimos pidiendo que se vaya el vicegobernador (Juan Carlos) Bacileff Ivanoff", añadió Graciela Narváez, por el Partido Obrero.

Esperan gestos

Por otra parte, a trascendidos que les atribuyen ser financiados por dirigentes de la oposición, Gutiérrez respondió: "Somos una fuerza independiente y no trabajamos para ningún partido político; promovemos una propuesta social".

En tanto que el líder del movimiento 17 de Julio, Tito López, agregó: "Nacimos en 2000, peleamos contra (Angel) Rozas y contra (Roy) Nikisch, fui detenido y procesado; ahora sólo pedimos gestos y actitudes de este gobierno".

Los integrantes del movimiento estaban construyendo un grupo de viviendas y quedaron a la mitad por falta de materiales y el cese en los pagos de los obreros. Aunque les concedan lo que piden, adhieren a la preocupación de todos los manifestantes: por tierras, viviendas dignas, trabajo y herramientas.

Además el dirigente mencionó dos hechos que generaron malestar en el sector: por un lado, un corte en el suministro de energía eléctrica el martes por la noche y la detención de dos integrantes de CUBa, "para averiguar antecedentes".

A pesar de que ambos episodios se resolvieron y llegaron a buen término, a uno de los acampantes demorados "lo golpearon", denunció López.

Por último, al final de la tarde anticipaba que si Capitanich no respaldaba los compromisos que demanda el sector, no preveía soluciones de fondo.

Propuesta y respuestas

Distinta fue la situación del movimiento Por la Igualdad, que solicitó a los ministros Leiva y Peppo la continuidad de contratos y de la construcción de ocho viviendas y la renovación de becas, y que recibió una respuesta favorable a los tres puntos planteados. Sin embargo el dirigente Miguel Maciel explicó que las decisiones se acuerdan con el conjunto de las organizaciones. El Partido Obrero ocupó su entrevista para presentar dos propuestas: la creación de una aceitera que aproveche la producción local de granos y la expropiación de un galpón -ubicado en Gaboto y 9 de Julio- para crear un mercado donde pescadores y productores de hortalizas y frutas puedan comercializarlas. "Pedimos crear fuentes de trabajo, no asistencia; Ucal es otro ejemplo de lo que promovemos pero parece que se privilegia a los poderosos y no a la generación de empleo genuino", sentenció Graciela Narváez.

Comentá la nota