Los grupos antimineros notan un cambio ‘positivo’ tras las elecciones

En un documento, Asambleas Ciudadanas Riojanas, entidad que se opone al desarrollo minero por considerarlo contaminante, analiza el resultado de las legislativas y asegura que, en La Rioja, ‘parece que se comienza a decir basta! a las promesas incumplidas’. Y le piden al radicalismo que ‘se ponga al hombro la voluntad de un pueblo que no desea ser minero’.
De la misma manera que hemos trabajado y evaluado el proceso pre-eleccionario, tomando la decisión de no presentar candidatura alguna y de no apoyar a ningún sector político en particular, hoy las Asambleas Ciudadanas Riojanas, frente a los resultados del escrutinio del domingo 28, anlizamos los resultados entendiendo que èstos representan un aporte positivo y generan un cambio de escenario político que en La Rioja en particular es importante si tenemos en cuenta la histórica hegemonía del PJ, tanto en el Poder Ejecutivo como en el Legislativo.

Esta vez, pareciera que La Rioja comienza a decir "basta!" a las promesas incumplidas, al clientelismo político, a la corrupción, a la impunidad, al doble discurso y a la repetición y combinación de fórmulas que aparecen como "cambios" y que sólo sirven para la preservación de un poder inoperante y perverso, con una clara ineficacia frente a las genuinas demandas de la comunidad.

En la Capital Federal (donde todavía atiende Dios), los resultados indican que por una parte, hay una fuerte "derecha" que clama por seguridad, defensa de "sus" bienes (no los comunes), orden y sobre todo, que "las vacas y la soja sigan siendo propias y las penas ajenas".

Por la otra, y para sorpresa de muchos, el 24 % votó a Pino Solanas en una propuesta progresista,( màs parecida a la izquierda) que sacó a la luz los temas "de los que no se debe hablar" como la explotación minera, entre otros… Pero justo es decir que varios partidos más se comprometieron con la lucha que las Asambleas sostenemos hace años. La Coalición Cívica, El Frente Cívico y Social, el Encuentro Popular Riojano, la Izquierda Socialista, Todo por Sanagasta, etc, aunque no todos hayan corrido la misma suerte en estas elecciones.

Creemos que la razón por la que estas dos tendencias opuestas a nivel nacional ocupan los primeros puestos, es bàsicamente, por el fracaso de la gestión "Kirchner-duo" que se contradice permanentemente, tanto en el discurso como en la acción. No se puede sostener una afrenta a la oligarquía del campo, mientras se le abre las puertas a las multinacionales para que roben nuestros recursos. No se puede levantar la gran bandera de los Derechos Humanos, resolviendo (como corresponde) las atrocidades de la última dictadura, mientras se viola el Derecho a la vida de las generaciones futuras mediante la enagenación del agua,con el veto a la Ley de los glaciares, por sólo nombrar dos de las contradicciones aludidas.

En el plano local, el pueblo de La Rioja renueva la esperanza con la pérdida de la banca de la Diputada Griselda Herrera, bastión de la actividad minera por ser la presidenta de la Comisión de Minería de la Cámara de Diputados de la Nación y la elegida del gobernador. Doble sería la esperanza de los riojanos si quien la desplaza, el hoy Diputado electo Julio Martínez, se pone al hombro la voluntad de todo un pueblo que "no desea ser minero" y sí quiere apostar al desarrollo agrícola, ganadero y turístico, entre otras opciones.

Instamos por ello, a toda la dirigencia política, que en la coyuntura electoral levató las banderas "contra el saqueo y la contaminación" "por la autodeterminaciòn de los pueblos","por un modelo productivo alternativo" etc, a continuar y profundizar el trabajo y muy especialmente a los legisladores quienes tienen hoy, una oportunidad histórica de revertir esta realidad de país "empobrecido y saqueado" en una otra realidad, equitativa, justa y en consonancia con los intereses del pueblo.

Por otra parte, las Asambleas reafirmamos nuestro compromiso de lucha con una disposición profunda, frente a la restitución del tejido social, preparándonos dìa a dìa para abarcar nuevas instancias de crecimiento y participación.

Paradas, entonces las Asambleas Ciudadanas, en este nuevo y oxigenado escenario político, continuaremos con nuestra lucha en defensa de nuestros bienes comunes con un trabajo de base, aportando al salto cualitativo de la conciencia colectiva, construyendo una alternativa real que redunde en un verdadero "poder popular", que sea capáz de ejercer los controles necesarios para una democracia saneada y participativa.

Comentá la nota