Un grupo terrorista vinculado a Al-Qaeda planeaba un 11-S en Alemania

El llamado Cuarteto de Sauerland, la célula islamista desarticulada en 2007 y liderada por un alemán converso al Islám, planeó reeditar un nuevo 11 de septiembre (11-S) en Alemania, con atentados en tres discotecas frecuentadas por soldados estadounidenses, la base militar de Ramstein y un aeropuerto.
El grupo había recibido órdenes de perpetrar ataques de proporciones similares a los atentados del 11-S de 2001 en Estados Unidos, durante el entrenamiento realizado en un campamento paquistaní de Al Qaeda en Waziristán, declaró ante la Audiencia de Düsseldorf (oeste de Alemania) el germano-turco Adem Yilmaz, presunto miembro del cuarteto.

Además de las tres discotecas, se habían planteado como objetivos la base de EEUU en Ramstein, la mayor de Europa, o el aeropuerto de Frankfurt, así como la embajada de Uzbekistán.

De acuerdo con la versión de Yilmaz, las órdenes provenían directamente de la cúpula de la "Unión para la Yihad Islámica" (IJU), a la que los miembros de ese Cuarteto han confesado pertenecer.

Yilmaz repitió que el objetivo era lograr el máximo número de muertos posibles, con un mínimo de un centenar, y que el éxito o fracaso de la operación se mediría en función del balance de víctimas.

El presunto miembro del Cuarteto prosiguió así con la larga confesión iniciada unas semanas atrás por el alemán converso al Islám Fritz Gelowicz, de 29 años, quien admitió ser el líder de la célula islámica Sauerland (oeste de Alemania).

Los cuatro miembros del grupo se conocieron en el campamento de Waziristán, donde pasaron dos meses, tras lo cual regresaron a Alemania.

El cuarteto fue desmantelado el 4 de septiembre de 2007, después de meses bajo observación por agentes del Departamento de Investigaciones de lo Criminal (BKA) y ante la evidencia de que se preparaban para actuar.

En el momento de ser desarticulado, el grupo tenía almacenado en una residencia de vacaciones de la región del Sauerland -nombre con el que se conoce la célula islamista- 730 kilos de material explosivo repartido en bidones y veintiséis detonadores.

Las cargas habían sido en parte inutilizadas por los agentes del BKA, aprovechando las ausencias de la vivienda de los miembros del grupo.

De acuerdo a sus declaraciones, el grupo planeó perpetrar al menos cuatro atentados simultáneos, probablemente en el aniversario del 11 de septiembre y con intención de causar mayores daños que los perpetrados en Nueva York (EEUU) en 2001, que dejó unos 3.000 muertos; o en Madrid, el 11 de marzo de 2004, con 198 muertos; y Londres, el 7 de julio de 2005, donde 52 personas murieron y más de 700 resultaron heridas.

Comentá la nota