Un grupo de puesteros del centro protagonizó una batalla campal

Varios heridos y cuatro detenidos fue el saldo de un enfrentamiento violento, con cadenas y elementos contundentes, que tuvo lugar ayer, alrededor de las 11, entre paqueteros de la intersección de San Luis y Entre Ríos, a metros de la plaza Sarmiento.
Hay versiones que indican que la pelea tuvo que ver con el alquiler de puestos, una maniobra ilegal. De todos modos, ese no fue el único hecho callejero de agresión que se vivió ayer en pleno centro de la ciudad y con personas arrestadas. Un joven de 19 años y dos menores de edad también fueron trasladados a la comisaría luego de que un grupo de limpiavidrios hirieran e intentaran robarle un celular al conductor de un auto (ver aparte).

   En ambos casos intervinieron agentes de la comisaría 2ª. El titular de esa repartición polical, Sergio Vergara, dijo que la pelea entre los vendedores informales "se produjo aparentemente por problemas personales entre uno de ellos y un familiar quien habría llegado al lugar junto a un grupo de personas a arreglar algún tipo de diferencia, y allí se generó la gresca".

   Como consecuencia del hecho quedaron detenidos dos hombres de 52 años, uno de 37 y uno más de 24. Todos están imputados de lesiones mutuas y se dio intervención del caso a la Justicia Correccional en turno. Uno de los participantes de la pelea debió ser trasladado a un centro sanitario, aunque su salud no corrió riesgo.

Batalla campal.  Varios comerciantes de la zona que fueron testigos, pero prefirieron no indentificarse por temor a posibles represalias, se refirieron al hecho como "una verdadera batalla campal". Un hombre narró la escena al decir que "llegaron un grupo de paqueteros y el representante de los vendedores ambulantes. Se agarraron con palos y le dieron también a algunos autos que pasaban aduciendo que no quisieron trasladar a un herido. Un (Chevrolet) Corsa azul cobró y también algunos peatones la ligaron de arriba".

   Más versiones se sumaron minutos después de que llegara la policía motorizada, agentes de la Guardia Urbana Municipal (GUM) y de la seccional 2ª. Una mujer, también comerciante de la zona, dijo que "todo empezó en calle Corrientes (a una cuadra del hecho) por la pelea familiar entre un vendedor y su yerno. Luego se agregaron otros puesteros y la situación se hizo inmanejable. Hubo dos grupos, unos diez contra diez, se enfrentaron mal, a los puñetes".

Alquiler. No faltaron los testimonios de quienes dijeron que la pelea obedecería a una interna existente en el sector por los puestos que no están permitidos por el municipio. Y hasta se escucharon voces que hablaron de dos familias que cuentan con el permiso para trabajar allí y alquilan sus espacios entre mil y 5 mil pesos.

   No obstante, el titular de la GUM, Mariano Savia, dijo que no existe ninguna denuncia sobre la existencia de esa maniobra. "Sí hemos realizado procedimientos y comprobamos que en algunos puestos se ha tergiversado el rubro o no se encontraba el atendiente; eso no corresponde. En el último mes hubo 26 casos así: los intimamos, la mayoría, regularizó la situación y a otros se decidió no renovarles el permiso", añadió. Y destacó que se reforzó la zona con vigilancia de la GUM ante la posibilidad de que las peleas continúen en las próximas

horas.

   La directora del área de Habilitación del municipio, Marianela Mosconi, aclaró que hay otorgados 115 permisos de puestos ambulantes en el área 1, que abarca Pellegrini, Oroño y el río. "Se habilita sólo un permiso por persona", remarcó la funcionaria.

Comentá la nota