Grupo de bonistas quiere que en Europa también se castigue a la Argentina por el default

Estados Unidos, que está desplegando un nuevo dispositivo legislativo para obligar a la Argentina al pago de su deuda, mantiene conversaciones con diversos países europeos para que ejerzan la misma presión, en particular en las instituciones multilaterales.
Este es el mensaje de la copresidenta del Grupo de Acción Estadounidense para Argentina (ATFA), Nancy Soderberg, que durante una escala en París dentro de una gira europea subrayó, que los países europeos "no tienen la misma posición" que Washington para convencer al gobierno argentino de la conveniencia de negociar el reembolso de su deuda.

Soderberg insistió en la voluntad de Washington de forzar a la Argentina a negociar la devolución de los más de 29.000 millones de dólares de su deuda.

Antes de viajar a París, Soderberg estuvo en Londres a comienzos de semana y en Italia la semana pasada, donde explicó que conseguir una acción común sobre la concesión de fondos a la Argentina en el Fondo Monetario Internacional (FMI) "es una de las cuestiones de las que tratamos de convencer a los gobiernos" europeos.

Recordó también que en el Club de París "hubo un esfuerzo de los argentinos para negociar por separado con los españoles", pero esta tentativa pudo ser evitada por este grupo de países que reúne a los principales acreedores públicos.

Se mostró esperanzada en que las conversaciones entre el Club de París y la Argentina, sus miembros muestren una actitud unitaria.

Contó que en Londres una de las ideas surgida de sus conversaciones es que más que la presión europea sobre la Argentina sería útil lograr que la cuestión se tratara en el Parlamento Europeo, y eso pese a que hasta ahora la Unión Europea no ha hecho nada en esa dirección.

En París, la responsable estadounidense tiene previsto reunirse con responsables gubernamentales franceses, parlamentarios y representantes del mundo de las finanzas y de la prensa, entre otros.

Sorderberg puso el acento en la reciente iniciativa del Congreso de EEUU (data de finales de mayo) que impone penalizaciones a los países de ingreso medio que se niegan a responder a sus obligaciones con sus acreedores.

Este dispositivo, que pone obstáculos para que esos países accedan al mercado de capitales, ha sido diseñado de forma especial para casos como el de la Argentina, del que dijo que "es un país sofisticado" en torno al cual "esta aumentando la presión".

La copresidenta del American Task Force Argentina (ATFA) recordó que Washington no negocia directamente con Buenos Aires, porque eso corresponde al Club de París y a las otras entidades acreedoras, y lamentó que las autoridades argentinas no hayan querido asumir sus obligaciones, algo que a su juicio revertiría en su beneficio al permitirles volver al mercado de capitales normalmente.

Comentá la nota