Grupo anarquista "Rebeldes de Jacinto Arauz" puso una bomba casera en Neuquén

Un grupo autodenominado "Brigada Rebeldes de Jacinto Arauz", en supuesta referencia a los bolseros que fueron muertos en 1921 en esta localidad pampeana, hicieron estallar una bomba casera en Neuquén. En menos de seis meses dos artefactos explotaron en oficinas en la Argentina de la empresa aérea LAN, propiedad del presidente electo en Chile, el millonario Sebastián Piñera. El último ataque se registró este miércoles a la mañana en la ciudad de Neuquén.
La bomba -de aparente fabricación casera- estalló a las 5 en la sucursal de la compañía situada en la calle Hipólito Yrigoyen al 300, de la capital neuquina. Las primeras pericias revelaron que causó daños materiales, pero no hubo víctimas o heridos, ni detenidos, informó Crítica.

Cuando los bomberos y la policía acudieron al lugar hallaron una nota en la que se atribuía el atentado la "Brigada Internacionalista Insurreccionalista Rebeldes de Jacinto Arauz".

"En víspera de un doble VICENTENARIO (sic) (celebración del traspaso del poder de la Aristocracia española a la `Aristocracia criolla`) y la complicidad de los estados argentino-$hilenos; decidimos ejecutar un segundo atake a Lan $hile (uno de los símbolos de la explotación y control social, enmascarado como un servicio en pro del bienestar material)", indica la nota. Y agrega: "Exigimos la liberación de todos los presos y presas del mundo (sin diferenciación alguna) y al mismo tiempo llamamos a prender fuego a los carceleros traidores del proletariado y defensores del poder y cualkier manifestación represora que intente coartar o eliminar toda posibilidad de autonomía en territorios falsamente definidos como `territorios privados`".

El escrito tiene en total tres párrafos y fue secuestrado por la policía de la seccional primera de Neuquén, para ser puesto a disposición de la Justicia Federal que interviene en el hecho. El gobierno provincial de Jorge Augusto Sapag lo calificó como un "ataque terrorista".

Fuentes de la empresa consultadas por la agencia Télam dijeron que el artefacto "produjo daños considerables en el local", ya que se trata de "un artefacto de poder suficiente como para hacer un daño considerable", aunque ratificaron que no hubo heridos.

La revuelta anarquista de Arauz, que recuerda este grupo, se desató a fines de 1921. Los bolseros habían logrado mejoras laborales. Pero la patronal no cumplió y se inició un paro. Simultáneamente, contrataron a rompehuelgas.

Posteriormente, hubo un principio de acuerdo y fueron convocados a la comisaría. Según los anarquistas, fueron golpeados con garrotes. En ese momento, se desató una balacera.

El patio de la comisaría terminó cubierto de sangre. Los estibadores habían tenido una baja: Carmen Quinteros. La policía, dos muertos: el oficial Dozo y el agente Freitas. Pero de ambos lados quedaron heridos graves. De ellos moriría poco después otro oficial, Eduardo Merino, y otro agente, Estevan Mansilla, y el estibador Ramón Llabrés, que había venido de la localidad de Villa Alba a dar su solidaridad a los hombres de Jacinto Arauz. En total, cuatro policías y dos anarquistas muertos.

Comentá la nota