Grobocopatel: "Hay cosas que se pueden arreglar, sin que le cueste dinero al gobierno"

Gustavo Grobocopatel, presidente de la empresa Los Grobo Agropecuaria, estuvo ayer en nuestra ciudad en el marco de la segunda jornada de Desarrollo Sustentable del Espacio Rural (la dimensión social, económica y ambiental).

Se desarrolló en el salón de reuniones de Vallerga y fue organizado por la Fundación Emprendimientos Rurales Los Grobo.

Entre los presentes en el encuentro estuvo el director de la Producción, Martín Palomeque; así como David Hughes, presidente de Argentrigo, así como los representantes de las firmas patrocinadoras.

En la oportunidad se trataron varios temas referidos principalmente a lo que denominan como "pensamiento en red", sustentabilidad, medio ambiente, trabajo infantil, desarrollo local, entre otros.

Sustentabilidad

En una entrevista con la prensa, Gustavo Grobocopatel, expresó que el objetivo de la jornada "está integrado a nuestra visión como compañía, y de otras empresas que pensamos lo mismo, en el sentido que el desarrollo de la ruralidad, el interior de la Argentina, no tiene sólo un componente económico, que es lo que usualmente más se debate, sino que debe ser acompañado por un desarrollo industrial y ambiental".

"En este sentido -agregó- todos los años generamos espacios de debates, sobre cómo deben articularse y las condiciones que deban darse para que este desarrollo sea sustentable. Por eso la cantidad de organizaciones de los sectores público, privado y sociales que intervienen tratando de articular y generar proyectos comunes".

Grobocopatel consignó que, fruto de estas discusiones, son la cantidad de proyectos que su empresa acompaña en distintos lugares de la provincia de Buenos Aires. "Se desarrollan en Chivilcoy, Mechita, Olivera, Carlos Casares… Estos por citar a las localidades sobre la ruta Nº 5″.

El conflicto

- ¿Cuál es la situación real del sector agropecuario?

- Para mi la situación es muy preocupante. La sequía, acompañada por una política económica, que es procíclica, es decir, que en lugar de compensar el problema climático lo agudiza, es grave y que se da particularmente en algunas cadenas, particularmente el trigo, el maíz, la carne y la leche.

Esto debería resolverse cuanto antes para que deje de hacer daño.

Mientras tanto, la mezcla de estas dos cosas perjudican al sistema y esto se manifiesta con mayor endeudamiento, menos inversión, no se compran maquinarias, no se invierte en tecnología, menos producción, los camiones trabajan menos… Todo lo que vemos que ocurre en el interior.

- ¿Cómo se sale de esto?

- Los productores tenemos propuestas que hacer, pero el Estado también tiene sus problemas. Creo que de esto se sale poniéndonos deacuerdo, es decir, tomando conciencia de cuáles son las cuestiones urgentes.

Hay cosas que se pueden arreglar, sin que le cueste dinero al gobierno. Acá además hay un problema de poca intención para escuchar o de caprichos, que hace que las cosas no se resuelven con la rapidez que se requiere.

- ¿Hay un problema de caja del gobierno?

- Porsupuesto, pero hay respuestas a soluciones que no necesariamente implican problemas de caja para el gobierno. Hay cosas que son necesario despejar, que no necesitan dinero y que hay que arreglarlas ya mismo.

Y hay otras como el caso de la soja, que requiere un debate y armar un plan de transición para que el Estado no tenga problemas y los productores podamos hacer un esfuerzo y salir de esto.

- ¿Cómo calificaría las medidas implementadas por el gobierno?

- Hay una serie de medidas anunciadas, pero no todas fueron implemetadas, o hechas a destiempo o que no son implementadas en su totalidad.

Eso hace que muchas de las cosas buenas que se podrían hacer, no tienen el impacto que deberían tener.

- Hay sectores que critican la sojización de la economía nacional. ¿qué opina de ello?

- Es cierto, hay una sojización de la economía argentina, pero esto está derivado de las políticas públicas.

La Argentina no venía decreciendo en los cultivos tradicionales. Crecían la agricultura y aumentando la superficie de soja, pero no a expensas de otros cultivos.

Con la actual política, se fueron reemplazando otros cultivos por la soja y eso no es bueno para el país ni la sustentabilidad del sistema.

Ahora, el gobierno trató de solucionar esto castigando a la soja, cuando en realidad debió haber dejado de castigar a otros cultivos. Es al revés, hay que nivelar para arriba y no para abajo.

Comentá la nota