Gritos, peleas y explicaciones de Blanco en el Concejo Deliberante

Gritos, peleas y explicaciones de Blanco en el Concejo Deliberante

El secretario de Salud asistió a la comisión de Calidad de Vida y Salud Pública para responder preguntas ante la falta de atención por 24 horas en algunos centros de salud. Hubo fuertes cruces entre concejales, vecinos y funcionarios.

La comisión de Calidad de Vida y Salud Pública de este miércoles estuvo marcada por los fuertes cruces en los que derivó el debate por la atención sanitaria en algunos barrios de la ciudad. Concejales, funcionarios, vecinos y hasta médicos llegaron a enfrentarse a los gritos en torno a una problemática particular: reabrir guardias nocturnas en los centros de salud y mejorar el sistema de turnos para diferentes especialidades.

Si bien desde el Ejecutivo se brindaron explicaciones sobre la “inviabilidad” de abrir guardias en todos los centros -y por qué consideran que sería innecesario ante el panorama actual del sistema-, se deslizó la existencia de complicaciones presupuestarias y que la deserción de los médicos municipales genera un impacto en el diseño de políticas para el sistema sanitario local.

Los reclamos, que estaban enfocados especialmente en los Centro de Atención Primaria de Salud (CAPS) de los barrios El Martillo, Batán, Florentino Ameghino, Playa Serena y Estación Chapadmalal, fueron recibidos por el secretario de Salud del municipio, Gustavo Blanco, quien asistió a la reunión junto al subsecretario, Pablo De la Colina, al sanitarista Fernando Lazo y al director general de Atención Primaria de la Salud, Gustavo Méndez, quien en realidad había sido el único convocado por la comisión presidida por la concejal de Unidad Ciudadana, Marina Santoro.

En primera instancia, y ante la solicitud de la comunidad del barrio El Martillo de que “se reincorpore la guardia nocturna y otorgue más turnos en distintas especialidades”, Blanco fue tajante en su respuesta: “Nunca hubo guardias nocturnas en los CAPS de Mar del Plata”.

“Partimos de un error en el pedido de informes porque se está reclamando algo que no existió nunca: nunca hubo guardias en los centros de salud de Mar del Plata. Una cosa es un centro de 24 horas y otra, una guardia. En un centro de 24 horas el lugar está abierto y puede o no haber médico, enfermero. En una guardia, en cambio, tenemos la obligatoriedad por ley a tener médicos, y si no pueden ir por algo, tenemos que ir nosotros mismos”, dijo el funcionario, quien también apuntó en reiteradas oportunidades que uno de los inconvenientes que hay en los centros -y no en las guardias- son los paros o retenciones de tareas de los trabajadores municipales, algo que incomodó a concejales de la oposición presente.

En este sentido, Blanco destacó que su gestión fue la primera en habilitar guardias efectivas en cinco CAPS: Sur, Gloria de la Peregrina, Florentino Ameghino, Batán y Puerto. Y aclaró: “En aquellos casos en los que la consulta son motivos de gravedad, como problemas cardiovasculares (porque hemos estudiado los casos de gravedad) está el SAME de la Provincia con 47 médicos, 32 enfermeros, 8 radio-operadores y 2 coordinadores las 24 horas del día los 365 días del año que han hecho desde partos arriba de las ambulancias hasta sacado gente de los acantilados”.

Sin embargo las respuestas -que fueron ratificadas por el resto de los funcionarios y dos médicas presentes, no sin gritos, peleas e interrupciones mediante– no fueron suficientes para concejales y vecinos presentes. De hecho, Fernando, un vecino de Alto Camet se mostró molesto con el debate “técnico” de si eran o no producto de una guarda la atención nocturna que la comunidad del barrio efectivamente percibía en años anteriores y que les generaba un alivio.

“Desde que llegué que estoy escuchando que todo parece estar perfecto el tema de la Salud, pero en los barrios no es así”, dijo el vecino, para rápido ser interrumpido por el secretario Blanco quién le espetó “¿Dónde se atiende, usted?”, “Alto Camet”, le dijo, y Blanco le exigió: “¿Cuál es su número de documento? Quiero saber cuántas veces se atendió en un centro de salud”. “¿De verdad están diciendo que nunca hubo guardia en Alto Camet? ¿A mi?”, respondió, incrédulo, al tiempo que aseguró que hoy en Alto Camet sólo hay “seis turnos por día”. “El resto se dan por el 147”, respondieron los funcionarios.

Sin embargo, fue en ese momento en el que las dificultades presupuestarias entraron por primera vez en debate. Una médica empleada por la Municipalidad, que trabajó en Alto Camet, explicó: “La demanda espontánea es una cosa y se abría por necesidad. Al no haber presupuesto los médicos no participan y no se puede obligar a un médico a trabajar, entonces las demandas espontáneas cayeron por su propio peso”, dijo, para luego insistir: “No son guardias porque no hay presupuesto para mantener a los médicos, que desertan porque tienen mejor oferta afuera”

De todas maneras, Blanco y el resto de los funcionarios presentes advirtieron la “inviabilidad” de poner guardias en todos los CAPS. “No se puede poner una guardia en cada barrio de la ciudad, es inviable. Pero así todo antes no había guardias y hoy hay cinco”, dijo, para luego también aclarar que esa medida tampoco era “necesaria” ya que la comuna cuenta con el SAME y otras articulaciones entre el sistema de salud municipal y provincial.

Sin embargo, cuando la concejal Marina Santoro pidió una respuesta concreta a la pregunta: “¿Porque los lugares en donde funcionaba un centro de 24 horas, como El Martillo, se dejó de hacer?”, el subscretario Pablo de la Colina respondió: “Porque la política es otra”.

Otros de los reclamos principales de los vecinos presentes estaban orientados a la falta de turnos (muchos vecinos adjudicaron que la falta de guardia nocturna generaba largas colas durante el día) y a la demanda de médicos de especialidades.

Sobre el tema el tema de las filas, el director general de Atención Primaria, Gustavo Méndez dijo que “no tiene nada que  ver la atención nocturna con las colas que se puedan hacer por la demanda”. “El tema del aumento de la atención de la demanda espontánea es que no está el mismo compromiso que antes de los médicos para hacer las ‘guardias'”, dijo, en referencia a la imposibilidad de mantener centros de atención sanitaria abiertos por 24 horas.

Así las cosas, y tras momentos de tensión entre no sólo vecinos y funcionarios, sino también entre concejales -Patricia Servintich acusó a Santoro de dar “versiones erróneas” para “beneficiar su fábula”, lo que dio lugar a un fuerte cruce entre ambas-, funcionarios se retiraron de la sala de comisión con los números de teléfonos de los vecinos y con el compromiso de volverse a contactar para conocer cuáles son las especialidades médicas que cada barrio precisa, al tiempo de transmitirle las “alternativas” que tienen ante la necesidad de una atención médica urgente.

Comentá la nota