Griselda Herrera sumó a su ‘equipo’ al obispo Roberto Rodríguez

La ministra de Desarrollo Social concretó una visita al titular de la iglesia católica riojana y tras presentarle a su flamante gabinete, ambas partes convinieron que sus instituciones buscarán realizar un trabajo "mancomunado", en pos de trabajar por "el bien común de los ciudadanos". Para Herrera esa es la mejor forma de "mantener un diálogo fluído con las autoridades de la iglesia". Por su parte, el prelado solicitó que la articulación de esas actividades conjuntas a realizar con el área social se concreten a través de las parroquias.
La ministra de Desarrollo Social, Griselda Herrera se reunió este jueves con el obispo Roberto Rodríguez a fin de expresarle su intención de realizar un trabajo "mancomunado" con esta institución y conocer las inquietudes y la visión del prelado respecto del desarrollo social y humano de la Provincia.

La funcionaria estuvo acompañada por la subsecretaria de Desarrollo Humano y Familia, Liliana Cabral de Falcón, su par de Desarrollo Territorial, Antonio Llanos y los directores General Operativo, Ricardo Herrera; de Desarrollo Territorial, Cecilia Romero y de Personal, Estela Páez.

Tras presentarle a su equipo de funcionarios, la ex legisladora remarcó la necesidad de "mantener el diálogo con las autoridades de la iglesia".

Por su parte, el obispo Rodríguez se mostró predispuesto a colaborar "humildemente" en lo que sea posible y remarcó que la Iglesia y el Gobierno coinciden en trabajar por "el bien común de los ciudadanos".

El prelado explicó que la finalidad de la iglesia "es el fundamento ético de la sociedad" y entendió que la articulación de actividades conjuntas con el área social del Gobierno debería realizarse a través de las parroquias.

"Allí debemos pensar no sólo en el aspecto espiritual de los fieles cristianos, sino también en su desarrollo integral.

Entonces, nuestra presencia se concretará a través de nuestras organizaciones, el Movimiento Familiar Cristiano y Cáritas", afirmó.

El obispo indicó además que la asistencia alimenticia en las escuelas también "ayuda al desarrollo personal" de los niños y jóvenes, pero puntualizó que en las nuevas generaciones debe instalarse la idea de que ellos "deben hacer su camino por sí mismos" y no esperar que les den todo.

Finalmente, reiteró la predisposición de la Iglesia para establecer contactos con importadores italianos de miel y nuez. Este mercado importa productos de los países en vía de desarrollo a partir de la organización de un "comercio justo que impide toda intermediación".

Gestión en marcha

Por otro lado, y ante el comienzo de su gestión al frente de la Cartera Social, la ministra reafirmó su compromiso de "brindar soluciones a partir del desarrollo y la inclusión social" y se mostró confiada en que su equipo trabajará de manera comprometida ante este desafío.

Señaló que los empleados del organismo encararon esta nueva administración con el mejor ánimo y se comprometió a "jerarquizarlos a partir de distintos lugares de nuestra estructura".

"Creo que no hay mejor cosa que trabajar con la gente de adentro y quienes son el pilar fundamental de este Ministerio", agregó.

Por otro lado, informó que a partir de las carencias de los beneficiarios del Programa de Atención al Celíaco, los módulos se entregarán en cada barrio y no desde un depósito del organismo como se hacía anteriormente.

"Ayer decidimos que había que salir a los barrios, porque la gente nos dijo que no tenían fondos para ir a buscar la caja", explicó. Ante esta situación, la ministra precisó que se dividió la ciudad en zonas y que la distribución estará a cargo de la Dirección General de Defensa Civil y de los equipos de trabajadores sociales del Ministerio.

Una vez más precisó que el acopio de elementos de asistencia social se centralizará en un solo depósito y que se instalarán cámaras de seguridad.

"Lamentablemente, parecería que históricamente el Ministerio era el botín de guerra de cada uno que llegaba y, sinceramente, con el hambre y las necesidades de la gente no se puede jugar", opinó.

"No soy mejor ni peor que nadie, pero puedo asegurar que vamos a corregir lo que dependa de nosotros", añadió.

Admitió que el área "no está de la mejor manera; hay cosas para corregir", de todas maneras, indicó: "yo doy vuelta la página y quien tendrá que tomar las decisiones será el Gobernador".

Comentá la nota