Por la gripe, los turistas cambian nieve por el Caribe

Por la gripe, los turistas cambian nieve por el Caribe
CRECE DEMANDA PARA VIAJAR AL EXTERIOR. EN MUCHOS CASOS LOs PRECIOS SON MÁS BAJOS QUE EN LOS CENTROS DE ESQUÍ
«No sabemos dónde estamos parados. Preparamos todo para vender la nieve y ahora, por la gripe A, se nos cayó la demanda y la gente se quiere ir urgente al exterior», aseguró, sorprendido, un operador turístico desbordado por la situación.

Así es cómo se vive hoy en las agencias de turismo el cambio que impuso el estallido del virus que obliga a modificar los planes de los argentinos.

Por un lado, el temor a viajar a los centros de esquí va en aumento en la misma proporción que la difusión del número de muertos e infectados. Mantener los cuidados de higiene en esos lugares, con tanta gente circulando en un mismo lugar, y la mayor exposición al frío, hacen suponer que se incrementa la posibilidad de contagios.

Por otro lado, salir del epicentro de la enfermedad que es hoy la Argentina y alejarse de un posible contagio parece ser una buena alternativa.

Pero hay un dato que es determinante para cambiar los planes: hoy viajar a lugares como Brasil o el Caribe puede ser más económico que una semana de vacaciones en un centro de esquí.

Esto se debe a distintos factores como la baja de los precios en el exterior por la crisis financiera mundial y el aumento de los costos internos. Comparados con los del año pasado, los precios en los centros invernales habían aumentado, antes del estallido de la gripe A, alrededor del 20%.

Por ejemplo, siete noches en un hotel de categoría en Bariloche, con desayuno, traslado y pases a las pistas de esquí del cerro Catedral, puede costar más de $ 8.000 por persona en base habitación doble. En Las Leñas, el costo asciende a $ 9.000 para las mismas condiciones.

En cambio, hay ofertas a lugares del Caribe que son más accesibles. Una semana en Cuba se puede conseguir a un valor por persona de u$s 1.400, es decir unos $ 5.300. En el caso de Punta Cana, en República Dominicana, el costo puede ser u$s 1.685, que equivalen a $ 6.400. A esto se suma el atractivo de cambiar el frío por el calor del Hemisferio Norte.

«Hay mucha gente que está preguntando para irse al exterior, más ahora que adelantaron las vacaciones y en muchas empresas o en el sector público están dando asueto. Hay casos en que vienen y dicen ¿a dónde me puedo ir dentro de dos días?» explicó un agenciero.

Las líneas aéreas también sienten el cambio. Por ejemplo, fuentes de la compañía Lan aseguraron que hubo una baja en la demanda para cabotaje -aunque compensada por la extensión del período de vacaciones- y que destinos como Miami están registrando más consultas.

La situación es tan preocupante que motivó que ayer se reuniera el Consejo Federal de Turismo. Entre las conclusiones del encuentro se recomendó la mayor difusión de las medidas de prevención. «Limitar los viajes no va a frenar la enfermedad», señala un comunicado.

Otro impacto que están sintiendo los centros de esquí locales es la caída de los turistas de Brasil, que siguen cancelando reservas luego de la declaración del Gobierno de ese país que recomendó no viajar a la Argentina. De los 300 charters que se esperaba que iban a venir desde San Pablo o Río de Janeiro, la mayoría fueron suspendidos.

Comentá la nota