Gripe A: ¿tambalea la temporada?

Cuando los prestadores de servicios turísticos proyectaban recuperarse de la pobre temporada de invierno del año pasado, la gripe A se instaló en el país y cambió todos los planes.
El recuerdo de las cenizas del Chaitén y la prolongada crisis del campo y sus consecuencias para el turismo aún están frescos, pero pocos se imaginaban que esta temporada invernal deberían luchar contra un nuevo problema.

La gripe A se ha esparcido por el país como una mancha de aceite y abre una interrogante sobre el arribo de turistas a esta localidad, sobre todo, del extranjero.

El secretario de Turismo municipal, Juan José Fioranelli, lamentó la situación. En una nota con este diario, destacó que por primera vez las campañas de promoción en Brasil habían comenzado a mostrar sus resultados, tras dos años de trabajo. Indicó que algunos establecimientos hoteleros tenían hasta el 60% de reservas de operadores brasileños. Incluso hay reservas de clientes particulares de ese país. Un hecho inédito.

Pero desde que las autoridades sanitarias de Brasil recomendaron no viajar a la Argentina por la expansión de la gripe A, el panorama es incierto.

Peor aún, la nieve también se hace esperar. De hecho, el centro de esquí Cerro Bayo abrió hace 11 días pero sólo para principiantes porque falta nieve para habilitar el resto de las pistas. La situación en los centros de esquí vecinos es similar. Todos los operadores vinculados a los centros invernales miran los pronósticos meteorológicos y cruzan los dedos para que caiga una nevada importante que le cambie la cara a la montaña.

Las consecuencias sociales aún no se pueden dimensionar porque falta mucho camino por recorrer. La sensación es que se viene otra temporada dura, complicada. Más aún, con la declaración de emergencia sanitaria en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, que tiene repercusión mundial. Neuquén también la declaró.

Además, las muertes que se suman con el paso de los días incrementan el nivel de preocupación en la Argentina y en los países limítrofes, donde los eventuales turistas que planificaban viajar al país, ahora lo van a pensar dos veces.

Pero la población de esta localidad ya enfrentó situaciones difíciles, como la crisis por el hanta virus a mediados de la década de los ‘90. Por eso, deberá volver a remar para superar una nueva tormenta, que tiene un final abierto.

Donde no hubo sorpresas fue en los comicios del domingo. Casi todos, incluso algunos dirigentes radicales, pronosticaban un triunfo del MPN en esta localidad. Y el vaticinio se cumplió. El MPN puede respirar tranquilo. Si bien retuvo su caudal electoral, sus votantes no han crecido. En cambio, la UCR aumentó su nivel de votantes, pero no alcanza para transformarse en la primera fuerza local. El PJ sufrió un duro traspié. Aunque era un resultado cantado. Dirigentes justicialistas afirman que es un castigo a una forma de hacer política y sostienen que algunos dirigentes del PJ neuquino deberán rendir cuentas.

Comentá la nota