La gripe A ya se siente en los comercios: cayeron las ventas.

En una recorrida, LA CAPITAL pudo comprobar que los centros comerciales más importantes de la ciudad sufrieron una fuerte caída en sus ingresos desde que el virus empezó a expandirse.
Las consecuencias de la gripe A ya se sienten en la economía de la ciudad: las ventas cayeron hasta un 50 por ciento en los principales centros comerciales desde que el virus empezó a expandirse. Así lo puedo comprobar ayer LA CAPITAL en una recorrida que realizó por diferentes zonas de la ciudad.

En los dos shoppings, el panorama era desalentador. Poca gente y menos ventas, a pesar de que los comerciantes tomaron todas las medidas de prevención. "Desde que empezaron las casos de gripe, el trabajo disminuyó un montón", comentaron Miriam y Carlos, los encargados de la Confitería Boston en el shopping Diagonal. La imagen lo comprobaba: es uno de los cafés más importantes de la ciudad y en una hora pico del domingo sólo algunas mesas estaban ocupadas. "La gente tiene miedo y sale poco a la calle. Eso se nota si lo comparamos con otros domingos", dijo Carlos. Y agregó: "Nosotros tratamos de darle a los clientes las mayores medidas de seguridad para que se sientan tranquilos y puedan seguir disfrutando del lugar como la hacen todos los días". En la confitería hay alcohol en gel para todos, la barra se limpia cada media hora con lavandina y hasta una ingeniera analiza los alimentos para evitar cualquier posible riesgo. El resto de los negocios de ese centro comercial también sintieron los efectos de la pandemia y hasta las salas de cine ya no tienen la misma cantidad de gente.

En el shopping Los Gallegos, la situación era similar y los comerciantes también sintieron la fuerte caída en las ventas. En el tradicional patio de comidas, los domingos hay que esperar para comer. Ayer sobraban las mesas vacías. "La actividad bajó un montón. Me animaría a decir que en algunos días casi un 100%", le contó a LA CAPITAL Belén, encargada de uno de los locales de comidas. Y amplió: "La gripe A se divulgó mucho en los medios en los últimos días y la gente empezó a tener miedo de salir a los lugares cerrados. Este fue uno de los peores fines de semana y nosotros esperábamos mucha gente".

En los shoppings, la cantidad de clientes comenzó a caer aún más desde que se anunció el cambio de ministro de Salud y con las medidas de prevención que se tomaron en la última semana. "A partir de ahí se sintió más fuerte y por ejemplo ahora ya no hay tantos chicos. Nosotros trabajamos mucho con los cines, pero ya no tienen tanta gente y eso repercute", agregó Belén.

Las ventas no sólo cayeron en los restoranes y los cafés de los shoppings. En uno de los locales de telefonía celular, ayer también se lamentaban por la baja de los clientes. "Desde que apareció la gripe, cayó mucho la actividad porque ya no se ve tanta gente", contó Matías Elgarrista, encargado de un stand. Y aseguró: "Los clientes tratan de evitar lugares donde pueda haber aglomeración de personas".

A pesar de la baja de las ventas, los comerciantes se preocupan por las medidas de seguridad. En los patios de comida limpian cada media hora las mesas con lavandina y muchos tienen alcohol en gel para sus clientes. En los locales y los stands también mantienen la higiene. "Buscamos que la gente se sienta tranquila con la limpieza. De todas maneras, sólo el 20% de la gente que viene estos días toma medidas de prevención y usa barbijo", afirmó Elgarrista.

En los comercios de Güemes, el panorama era parecido aunque había más gente paseando por la calle. "Las ventas bajaron muchísimo a partir del primero de julio", contó Silvana, encargada de una tienda de lencería de la tradicional calle comercial. "Esto está pasando desde que apareció la gripe A. Se ve menos menos y más preocupación", agregó.

En los cafés y las principales casas de ropa de Güemes, la postal era muy diferente ayer con respecto a otros domingos. Ya no había que esperar para conseguir una mesa y había lugar de sobra. "Estamos igual que toda Mar del Plata. Hay menos gente por la calle. Muchos tienen miedo y se quedan en su casa. Otros prefieren pasar para evitar entrar a los lugares cerrados por temor a contagiarse", dijo Carlos, un mozo que conoce esa calle hace años.

En Güemes también se toman medidas de prevención. En la mayoría de los locales se limpia con lavandina, en las casas de comida hay alcohol para los clientes y hasta algunos empleados usan barbijos para atender a los clientes.

Se suspenden más actividades

Como consecuencia de la gripe A, más entidades decidieron postergar sus actividades para evitar la propagación del virus.

Ayer, la Asociación Vecinal de Fomento del Barrio Regional informó que la "Fiesta Aniversario" que se iba a realizar el 9 de julio se suspendió hasta el 16 de agosto, debido a las sugerencias de las autoridades para prevenir los contagios de la gripe A. Los vecinos y socios que hayan adquirido la tarjeta podrán asistir con la misma.

En tanto, la Asociación Vecinal de Fomento del Barrio Alfar comunicó a sus asociados y vecinos que en la sede social de la calle 413 750 no se realizarán actividades desde hoy hasta el 20 de julio. Asimismo, informaron que continúan con las tareas de mantenimiento de veredas, lotes, plazas y accesos al barrio normalmente.

Comentá la nota