La gripe A y los salarios activaron una protesta

Médicos y enfermeros realizaron ayer un quite de colaboración en el Hospital de Niños, que paralizó la atención en los consultorios. Exigen mejoras en salarios y condiciones de trabajo.
El quite de colaboración que implementaron los profesionales y enfermeros del Hospital de Niños motivó la paralización de las consultas ambulatorias, lo que dejó a decenas de personas afuera del centro asistencial. Tanto las guardias como la atención a los chicos internados estuvo garantizada.

Médicos, bioquímicos, farmacéuticos, técnicos y enfermeros realizaron además una marcha luego de una misa en memoria de la doctora María Cecilia Reales, quien murió en un accidente de tránsito en febrero. Con sus delantales y uniformes, los manifestantes comenzaron a aplaudir mientras recorrían la plaza ubicada al frente del hospital.

La doctorar Estela Di Cola manifestó que la medida de fuerza se mantendrá hasta tanto las autoridades del Ministerio de Salud Pública acerquen una propuesta a sus pedidos.

El reclamo gira en torno a dos ejes, por un lado exigen una recomposición salarial además de mejores condiciones laborales.

Di Cola se encargó de explicarlo de la siguiente manera: "El jueves de la semana pasada, mientras estábamos organizando la lucha por un salario digno, nos encontramos que dos enfermeras habían fallecido por gripe A (se refiere a Débora Molina y Fernanda Aquino) y pasamos por un gran dolor que unió a todo el personal de este hospital".

Luego agregó que la situación se mantendrá hasta tanto las autoridades "vengan a discutir con nosotros las condiciones de trabajo de todo el sistema sanitario, tanto de profesionales como de no profesionales, no sólo de este hospital", y recordó: "Vamos a mantener la atención en emergencia y a los nuestros pacientes internados, pero no vamos a atender las consultas ambulatorias, que serán derivadas a los CAPS, además de respetar el estado de asamblea permanente".

Al momento de realizar un análisis de las causas que llevaron a implementar el quite de colaboración, Di Cola comentó: "El sistema de salud está resentido desde hace muchos años. Porque con un sueldo de 1.600 pesos es imposible vivir, con lo cual hay que tener dos o tres trabajos para poder vivir. Encima cobramos el 50 por ciento en negro. Y muchos otros cobran todo en negro por el sistema de monotributo".

Aseguró que la crisis en el sistema es mucho más visible en la actualidad, debido a la epidemia de gripe A, que disparó las consultas dejando al desnudo la precariedad del Sistema Provincial de Salud.

La medida se repetirá en la mañana de hoy, con lo cual las personas que tenían turnos programados o necesiten atención ambulatoria para sus hijos, deberán concurrir a los CAPS en caso de necesidad. En tanto que la guardia, al igual que ayer, atenderá normalmente.

Comentá la nota