Gripe A: la Provincia decretó el estado de emergencia sanitaria

Se extiende hasta el 31 de diciembre de 2009. La medida se dio el mismo día que asumieron las nuevas autoridades del Ministerio de Salud. Los médicos Julio Quevedo y Rolando Ramírez inician su gestión con la facultad de arbitrar acciones extraordinarias para prevenir la expansión del virus.
En medio de una pandemia, la asunción al cargo de Ministro de Salud del doctor Julio Quevedo llegó con el sustento de una decisión clave para facilitar su gestión: la declaración de la emergencia sanitaria en todo el territorio de la provincia. El decreto le da la potestad al flamante ministro de adoptar todos los medios necesarios, tanto económicos como físicos, para poder llevar adelante acciones que tiendan al fortalecimiento del sistema sanitario provincial, en el momento en que la provincia registra 5 casos ratificados y 76 sospechosos de haber contraído el virus de la influenza A.

Hasta el 31 de diciembre de este año la provincia permanecerá en estado de emergencia sanitaria. Para llegar a ésta decisión, según el decreto, se consideró la realidad epidemiológica actual y la propagación masiva de enfermedades virales, a lo que se le suma el creciente riesgo de la circulación del virus H1N1 y su elevado nivel de transmisibilidad. "El objetivo prioritario es el fortalecimiento integral del sistema sanitario provincial, a los efectos de asegurar el acceso y la prestación oportuna, necesaria y efectiva de los servicios de salud, tendientes a mitigar los efectos de la pandemia".

El decreto también expresa que el Ministro de Salud tendrá la facultad para convocar a profesionales de la salud, no profesionales y estudiantes avanzados de carreras afines a la ciencia de la salud, para que en forma voluntaria colaboren en los hospitales, centros de salud y puestos sanitarios. Además podrá modificar, reasignar funciones y cargos como asimismo limitar o suspender cualquier evento, reunión o actividad pública en el territorio de provincia que signifique la propagación del virus.

Minutos después de la asunción, Julio Quevedo expresó que estaba muy agradecido por la responsabilidad depositada en él por la decisión de declarar la emergencia sanitaria. Informó que la tomará en el contexto que fue emitida, "tratando de llevarla adelante con muchísima cautela y precaución".El ministro adelantó que en las próximas horas mantendrá reuniones con empresarios de cámaras de comercio y boliches bailables para buscar la mejor manera de aplicar el decreto sin llegar al cierre. "Analizamos medidas que apunten a bajar la concurrencia en boliches, bares o comercios", dijo Quevedo.

Comentá la nota