La gripe porcina, con ventaja sobre el dengue

Por Fernando Gonzalez

Son días extraños los que corren en el planeta. La crisis económica se expande hacia los cinco continentes. Y como si todo eso fuera poco, una epidemia causada por los cerdos mata personas con rapidez estremecedora; obliga a cerrar los aeropuertos y hace caer las acciones de las líneas aéreas con mayor violencia que la recesión.

Allí está la gripe porcina entonces, ocupando las pantallas de los noticieros de TV y las agendas de los gobernantes más poderosos. El epicentro está en México pero el virus ya ha viajado hasta EE.UU.; ha llegado también a Europa y un posible caso está bajo estudio en Nueva Zelandia.

Ayer se supo que un argentino acaba de morir en México de gripe porcina. La Argentina ha declarado al alerta epidemiológico y ya se pueden ver barbijos en algunos mostradores del aeropuerto de Ezeiza.

Hasta la ministra de Salud, Graciela Ocaña, salió del infierno al que la sometió el flagelo del dengue para dar explicaciones sobre las medidas tomadas. Solo hay que recordar que los 15.000 casos de nuestra epidemia criolla no fueron suficientes para que el Congreso votara la emergencia sanitaria nacional, la misma que EE.UU. ya sancionó aunque los casos de la gripe que asusta el mundo apenas pasan los cien.

Comentá la nota