La gripe porcina opacó el festejo por los cien días de Obama

La primera catástrofe natural que debe enfrentar la administración demócrata la encontró sin un secretario de Salud.
La conmemoración de los cien primeros días de Barack Obama en el poder quedó ensombrecida por el brote de gripe porcina, que entre otras cosas reveló que el nuevo gobierno aún no contaba con un secretario de salud. Se trata de la primera gran crisis que debe afrontar el gobierno de Obama, aparte de la económica, y además de poner en descubierto la ausencia de un responsable del Departamento de Salud, la epidemia recordó a los ciudadanos que la Casa Blanca no tiene un director permanente para los Centros de Salud y Prevención de Enfermedades. Para llenar el primer vacío, el Senado aprobó ayer de urgencia la designación de la gobernadora de Kansas, Kathleen Sebelius, como nueva secretaria de Salud.

Hasta el nombramiento de Sebelius, la tarea de informar al público recayó sobre la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, y en menor medida sobre la propia Casa Blanca. A lo largo de toda la semana, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, se vio acribillado por preguntas sobre el desarrollo de la fiebre porcina, de la que ya se han detectado hasta el momento 64 casos en cinco estados de EE.UU. Esto representa un contratiempo para la nueva administración, precisamente cuando se cumplen los primeros cien días de Obama en el poder.

Comentá la nota