Gripe porcina. 40 muertos y crece la preocupación

Según el gobierno, la situación está controlada, las enfermedades respiratorias se mantienen dentro de la media anual y se registran cuatro casos sospechosos de influenza A. Esperan un pico de contagios de gripe común para mediados de julio. La UNLaR pide declarar la emergencia sanitaria.
El ministro de Salud local, Gustavo Grasselli, admitió que por los casos de enfermedades respiratorias y el temor a la gripe porcina aumentó la demanda de atención en el sector público -en un 20%- y en el sector privado -30%-

‘El pico se espera para la semana que viene o la siguiente, de acuerdo a como se presentan las enfermedades respiratorias’, dijo Grasselli, al sostener que la capacidad de internación en los hospitales y centros privados ronda entre el 70 y el 80 por ciento.

Como el ausentismo escolar aumentó un 13 por ciento en los últimos días, Grasselli pidió que cuando haya síntomas de gripe o resfríos con complicación respiratoria no se envíe a los chicos a la escuela y que en los establecimientos no se los exponga a los actos de izamiento de bandera a la intemperie ni se los concentre en salones cerrados para eventos.

Dijo también que los hospitales tienen medicación gratuita disponible y que hay en la provincia cuatro casos sospechosos de presunta gripe porcina, que aún no están confirmados.

Por el avance de la gripe porcina, la UNLaR reclama que se declare la emergencia sanitaria

El médico Hugo Luís Pizzi, asesor de Organismos Internacionales y director de la cátedra de Epidemiología de la Carrera de Medicina de La Universidad Nacional de La Rioja, manifestó su preocupación por el avance del virus de la influenza A e instó a que toda la comunidad luche contra esta epidemia tomando las medidas de prevención básicas.

Miembros del equipo de profesiones a cargo del médico Luís Pizzi participaron de la reunión del Comité de Crisis Nacional donde se evaluó si se declara en el país la emergencia sanitaria por la gripe A.

Pizzi dijo a Radio Universidad (de la UNLaR) que "fue una reunión ampliada donde por lo pronto se decidió monitorear los próximos días, extremando las medidas de seguridad".

El profesional médico dijo que "declarar la emergencia sanitaria nacional sería lo mas apropiado ya que en esta situación se nos permitiría actuar de otra manera, como por ejemplo comprar medicamentos e insumos sin licitación ni solicitando presupuestos, agilizando los tramites burocráticos, además de darle la posibilidad a cada gobierno de que proceda de acuerdo a las necesidades de cada provincia".

Pizzi manifestó que "el panorama es muy complicado y alarmante". Además dijo que hay un número muy grande de infectados y sobre esa cifra un porcentaje elevado con problemas respiratorios.

"Si no tomamos las medidas de prevención adecuadas la salud pública va a colapsar, la solución seria declarar la emergencia sanitaria porque la pandemia va a seguir avanzando, esta en una curva ascendente que recién comienza", aseveró Pizzi.

El profesional médico recomendó extremar las medidas de prevención y concientizar a la comunidad que debe cambiar de actitud y tomar a la enfermedad con seriedad.

Por último dijo que "es una situación complicada la que vive el país porque no conocemos al virus, no sabemos su comportamiento, no hay vacunas, es por eso que debemos cuidarnos, ser sobrios y moderados. Si estamos enfermos no tenemos que ir a trabajar ni mandar al niño a la escuela, no automedicarnos y ante el menos síntoma concurrir al médico".

En el país

Capital Federal, Provincia de Buenos Aires y otras 15 provincias resolvieron suspender el dictado de clases en todos sus niveles, para prevenir la propagación del virus de influenza A en las escuelas a la vez que varias jurisdicciones decretaron la emergencia sanitaria con la misma finalidad.

En principio la enfermedad de la influenza A ya mató a 40 personas en Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

En algunas provincias, la medida consiste en agregar dos semanas al receso invernal de julio, mientras que en otras jurisdicciones se suspendieron las clases por una semana para luego volver a retomar las actividades escolares y después iniciar las vacaciones.

Además de Capital Federal y el territorio bonaerense, las jurisdicciones que suspendieron las clases son: Santiago del Estero, Entre Ríos, Corrientes, Santa Fe, Santa Cruz, Neuquén, Misiones, Córdoba, Catamarca, San Luis, Río Negro, Chaco, Mendoza, La Pampa y Tierra del Fuego.

En tanto, en las ciudades bonaerenses de Mar del Plata y Bahía Blanca, se adelantaron a la medida impuesta por el gobierno provincial y suspendieron las clases desde esta semana hasta el 31 de julio.

El comité que preside el jefe de Gabinete, Sergio Massa, y que supervisa en forma directa la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, decidió además destinar un refuerzo presupuestario para las provincias de 700 millones de pesos para los próximos 60 días, para prevención y equipamiento.

Comentá la nota