La gripe porcina llegó a la Argentina

El Gobierno anunció el primer caso; se trata de un turista argentino que volvió de México hace 14 días; ya se encuentra bien
La gripe porcina llegó a la Argentina en medio de la catarata de críticas diplomáticas por la suspensión de los vuelos desde México.

El Ministerio de Salud confirmó ayer el primer caso de la enfermedad en un turista argentino que había arribado al país proveniente de México en la madrugada del 25 de abril pasado, apenas unas horas después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara la alerta mundial.

A pesar de que transcurrieron trece días desde su ingreso, el caso se conoció sólo ayer porque el Ministerio de Salud todavía no cuenta con los kits de detección rápida que debe suministrar la OMS. Por eso, al tratarse de un extraño virus nuevo, los estudios seguirán demorando 10 días en confirmarse o descartarse.

En los próximos días podrían notificarse más personas infectadas, según fuentes del ministerio de Salud, ya que todavía existen 55 muestras de casos sospechosos, correspondientes a personas que llegaron aproximadamente en la misma fecha, el peor momento de la enfermedad en México, un país con el cual la Argentina mantenía un flujo de unos 11.000 pasajeros por semana.

Este análisis positivo del virus A (H1N1) surgió de los primeros 17 estudios realizados en el Instituto Malbrán. "Todos los días habrá una cantidad de resultados", dijo la ministra de Salud, Graciela Ocaña, a manera de anticipación de lo que podría venir.

El primer paciente argentino con gripe porcina reside en una ciudad mediana del interior. Los síntomas de la enfermedad comenzaron a manifestársele apenas 48 horas después de pisar suelo argentino.

En ese estado, el paciente, que podría tratarse de un abogado de la provincia de Río Negro, según versiones extraoficiales, acudió a un hospital público de su ciudad y, allí, le recomendaron mantenerse en "aislamiento voluntario". Las muestras para realizar los estudios fueron enviadas inmediatamente al Malbrán. Mientras tanto, el paciente permaneció supuestamente en su casa y cumplió las recomendaciones.

Sin dar precisiones sobre la identidad del paciente, Ocaña informó ayer que se encuentra ahora en buen estado de salud, sin síntomas, y que ningún integrante de su familia ha tenido signos de la enfermedad. Una vez que los síntomas de la influenza desaparecieron, el "paciente uno" fue dado de alta por las autoridades sanitarias. "El virus solamente se contagia mientras la persona manifiesta los síntomas de la gripe", dijo Ocaña a LA NACION. Algunos expertos internacionales, sin embargo, advierten que al principio los síntomas del virus pueden resultar leves o poco relevantes como para requerir atención médica. De ahí la peligrosidad de su rápida propagación.

"Los consejos que podemos dar son postergar cualquier viaje a México, Estados Unidos o Canadá, y en caso de provenir de alguno de esos destinos y manifestar alguno de los síntomas, como expectoraciones, fiebre alta y dolores musculares, se debe llamar al 0800-222-1002 del ministerio", sugirió Ocaña durante una conferencia de prensa junto con funcionarios del organismo. El secretario de Políticas, Regulación e Institutos del Ministerio de Salud, Carlos Soratti, expresó que se trata de "un caso aislado" y, sobre la identidad del paciente, dijo: "No puedo dar ese nivel de detalle para resguardar el derecho a la intimidad de la persona".

Los resultados

En el Gobierno, en verdad, ya aguardaban la confirmación del "paciente uno" desde el lunes pasado. De hecho, algunos altos funcionarios conocían el resultado de los exámenes, porque ya habían transcurrido los diez días desde que se iniciaron los análisis y los resultados estaban disponibles.

De todos modos, el Gobierno decidió informarlo sólo ayer, justo después de las duras críticas del presidente mexicano, Felipe Calderón, por la suspensión de vuelos decidida por el gobierno argentino.

"El tema de la suspensión de los vuelos se sigue evaluando", dijo Ocaña. Pero la decisión de reanudarlos no depende de la ministra sino de la Unidad de Emergencia, que encabeza el jefe de Gabinete, Sergio Massa. La idea era anunciar el levantamiento ayer, pero ahora, ante la confirmación del primer caso y después de las críticas mexicanas, podrían extenderse los plazos

Comentá la nota