Gripe porcina: furia contra un micro que venía desde Chile

Llevaba un enfermo. Los vecinos le tiraron piedras. La Policía reprimió: 7 heridos.
Hasta ahora los posibles contagios de la gripe A (H1N1) -y antes conocida como porcina- se mantenían atendidos en un ámbito de discreción hospitalaria, pero anoche un grupo de iracundos vecinos del hospital José Néstor Lencinas agredió con piedras e insultos a los pasajeros de un ómnibus, uno de los cuales padecía fiebre de 40 grados. La policía dispersó la protesta con balas de gomas y se reportaron, al menos, 7 heridos.

Este tipo de manifestaciones no tiene antecedentes conocidos en los países afectados por la gripe, que se ha extendido de manera alarmante por varias regiones del mundo. El tumulto ocurrió a las 19.45 en una de las puertas de ingreso al hospital, en el sector oeste del departamento Godoy Cruz. Se trata de un establecimiento antiguo que trata infecciones, con terrenos muy grandes, jardines, árboles longevos y pabellones, que ocupan no menos de 500 metros en el largo de una avenida.

Los vecinos de barrios modestos supieron por las radios que estaba llegando desde Chile un ómnibus de línea de la empresa El Rápido, con un hombre que presentaba síntomas del mal. El paciente había sido detectado en el control aduanero argentino Los Horcones, a 160 kilómetros de la ciudad de Mendoza, en plena cordillera. Y desde allí se alertó a las autoridades del hospital Lencinas.

En total, eran 43 pasajeros que también fueron examinados. La mayoría de ellos abandonó el hospital poco antes de las 21 porque no presentaban síntomas.

Pero el conflicto ya se había desarrollado en la calle Talcahuano, que une la capital mendocina con barrios del piedemonte, en Godoy Cruz. El micro llegó custodiado por gendarmes y policías. La gente exaltada cortó la calle y al grito de "que los lleven a otro lugar" o bien "sáquenlos de aquí", lanzó piedras contra el micro. Decían que temían que la posible gripe del viajero se expandiera a sus casas.

La Policía los dispersó con disparos de balas de goma. Fuentes oficiales dijeron que al menos una mujer sufrió una herida de perdigón en una pierna y que seis policías recibieron lesiones leves.

El subsecretario de Salud provincial, Pedro Masman, salió a pedir calma y calificó a los agresores como "desinformados que actuaron de modo equivocado".

Masman dijo no entender la reacción de los vecinos porque "la situación está controlada desde el punto de vista médico". El problema se normalizó pronto y en el lugar quedó una custodia.

En el hospital Lencinas han sido atendidos varios casos sospechosos de padecer la gripe A (H1N1), sobre todo provenientes de México. Todos fueron dados de alta.

Comentá la nota