Gripe porcina: ya están en el país los argentinos varados en México

Los pasajeros, cerca de 200, arribaron a las 2:47 a Ezeiza en un vuelo charter especial. Se prepararon controles sanitarios para recibirlos y así chequear que el brote de la epidemia no se expanda en el país.
Más de 200 argentinos que estaban en México al declararse la epidemia de gripe porcina regresaron esta madrugada a la Argentina en un vuelo especial, ya que fueron cancelados en forma preventiva los viajes aéreos entre ambos países a raíz de la expansión del virus.

Los pasajeros viajaron en un Airbus alquilado por Aerolíneas Argentinas y aterrizaron en Ezeiza a las 2.45.

Los viajeros fueron recibidos por sus familiares que los aguardaban en la Terminal B del aeropuerto, tras someterse a controles con una cámara termográfica para medir su temperatura corporal, aunque "ninguno presentó síntomas gripales durante el viaje", precisaron los médicos que los acompañaron.

El secretario de Gabinete y Gestión Pública, Juan Manuel Abal Medina, dijo que viajaron un total 229 pasajeros y seis tripulantes y que el Ministerio de Salud les pidió especialmente sus datos para contactarlos y realizarles un seguimiento por el término de diez días.

"En ese lapso se les aconsejó evitar en lo posible el contacto físico con otras personas" y agregó "otros argentinos siguen allí y su regreso dependerá de cómo evolucionen las cosas ya que las medidas preventivas se prorrogaron, mientras que a las 19, se volverá a juntar el comité de seguimiento para evaluar la situación".

Los argentinos permanecieron en un hotel del Distrito Federal de México desde el sábado pasado, con los gastos pagados por la embajada argentina en ese país, hasta definir cuándo salía el vuelo chárter de Aerolíneas.

Otro contingente fue recogido en Cancún y se lo trasladó al Distrito Federal. Los pasajeros, con barbijos aportados por el Ministerio de Salud, se mostraron emocionados al reencontrarse con sus familiares y coincidieron en remarcar las horas de angustia e incertidumbre vividas por la situación, ya que la mayoría pasaba sus vacaciones en México cuando se enteraron que se habían cancelado los vuelos.

"Mas que miedo por la gripe sentí angustia por lo que podía pasar mi gente aquí en la Argentina, en particular me sentí como un rehén en ese hotel, pero todo afortunadamente tuvo un final feliz y estamos de vuelta", dijo Jorge Cevallos. Por su parte Carmen Batista, recalcó que en México "la gente está tranquila, no hay pánico, porque sigue todas las medidas que se anuncian en los medios.

Acá en la Argentina se magnifican un poco las cosas de lo que ocurre en México".

"Estuvimos como en cuarentena durante cuatro días, sin información del exterior y sin tener contacto con la gente, pero el embajador (Jorge Yoma) no se movió del aeropuerto hasta que embarcó el último argentino en el vuelo", aseguró Julieta, de 31 años.

Griselda Gálvez, destacó, por su parte, que "estuvimos en contacto permanente con el embajador y con el cónsul, quien se ocupó en persona de solucionar los problemas durante las 24 horas, aunque nos hubiera gustado que hubiesen enviado en forma más rápida el avión una vez que decidieron cancelar los vuelos".

El director de Emergencia Sanitaria, Gabriel Ive, dijo que "se les pidió a los pasajeros que estuvieran como en cuarentena por 10 días y que cualquier trastorno físico lo comuniquen en forma inmediata".

"Con estos pasajeros el Ministerio amplía la toma de datos para hacer un seguimiento más exhaustivo porque son pasajeros que estuvieron durante muchos días en lugares cerrados y en zonas de riesgo", precisó Ive.

Indicó además que el miércoles próximo comenzará a funcionar el hospital de Campaña en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza para atender a las personas que presenten síntomas de gripe y que provengan de zonas de riesgo.

Comentá la nota