Gripe porcina. El comercio advierte que sufrirá una fuerte caída en las ventas

El Centro Comercial consideró que por la influenza A el impacto en el turismo será notable y afectará al comercio local. El titular de la entidad, Federico Miscovsky, dijo que por la caída en el consumo ‘siguen cerrando negocios’ y que ‘no hay esperanzas de reactivación’. El descenso en las ventas de mayo superó el 10 por ciento.
El Centro Comercial e Industrial de La Rioja alertó este jueves sobre las consecuencias que el avance de la epidemia de Gripe A provocará en los negocios locales vinculados con el turismo y los problemas que afronta el sector por la permanente caída en las ventas, que para mayo pasado superó el 10 por ciento con respecto a igual mes del año pasado.

En diálogo con Radio Independiente, el titular del Centro Comercial, Federico Miscovsky, advirtió también que, en la Capital, este año ya cerró casi medio centenar de negocios, debido a las bajas en las ventas y el alto costo de los alquileres.

En relación a las consecuencias de la influenza A, Miscovsky precisó que los comercios mas afectados serán los vinculados a la actividad turística, donde la demanda cayó abruptamente. Hoteles, bares, confiterías, empresas de turismo y transporte serán los rubros mas castigados.

El empresario sostuvo también que los pequeños y medianos comercios no se verán afectados en su funcionamiento por las medidas de prevención dispuestas por los gobiernos provincial y municipal, aunque el sector recomienda "el uso de barbijos quirúrgicos, gel líquido y la ventilación de los salones de venta donde asista público".

Miscovsky admitió que, paralelamente a los problemas sanitarios, el comercio local sigue padeciendo las consecuencias de la caída de las ventas. ‘En la primera parte del año habían cerrado unos treinta negocios pero en las últimas semanas han cerrado mas de diez’, dijo el comerciante, quien además estimó que la caída porcentual en las ventas "supera al 10 por ciento con respecto a mayo 2008".

Lo peor es que el titular del Centro Comercial debió advertir que, para el futuro inmediato, es decir el semestre que acaba de comenzar, nada cambiará. ‘No hay esperanzas de reactivación’, dijo Miscovsky.

La caída en las ventas está directamente relacionada con dos indicadores: el aumento en los precios producto de la inflación y el amesetamiento en los salarios estatales y privados que se pagan en la provincia. De hecho, en el sector público durante el primer semestre de 2009 solo se produjo un leve aumento de 100 pesos ‘en negro’ sobre el adicional llamado ‘quincenita’, que el incremento en el costo de vida se los ‘devoró’ rápidamente.

Comentá la nota