La gripe política.

Una ciudad casi paralizada por la epidemia y una increíble ineficiencia del Gobierno Nacional para enfrentar la crisis.

Lo que quedó de la elección legislativa. Azul fue la única ciudad de la sección en la que ganó Unión Pro en todos los niveles.

Reparto de bancas y el comienzo de un nuevo ciclo político.

Duclós analiza cambios en su gabinete.

Otro capítulo de los típicos argentinismos.

Sin solución de continuidad pasamos de las elecciones con sus triunfadores, heridos y las especulaciones más variadas a la locura colectiva por la epidemia de gripe A.

Todo se improvisa, se sobreactúa o, por el contrario, se disimula.

El espantoso manejo que hizo el Gobierno Nacional sobre el grave cuadro sanitario que enfrenta hoy el país es una bofetada tardía al más elemental sentido común.

Había que llegar al domingo de cualquier modo, con o sin barbijos, con o sin alcohol en gel, amontonando gente en las colas de las escuelas para depositar la boleta en una urna.

Todo por un voto y, para colmo, ganó el colorado del tatuaje.

Kirchner en su laberinto

¿Qué pensará Kirchner (Néstor) mirando desolado el mapa de la provincia de Buenos Aires sin entender cómo se mixturó el voto de la patria agraria con las taciturnas calles del conurbano que, en su vida, vieron una vaca ?

Utilizó toda la artillería que tenía: Daniel Scioli, los intendentes testimoniales, algunos más genuflexos que otros, él mismo. No había más y, para colmo, entregarse a la casta de los intendentes del conurbano no bastó.

La traición no es sólo de quién la ejercita sino de quien abre el camino para consumarla y convertirse, así, en víctima de su propia creación.

Ese es hoy el laberinto de Kirchner arropado en un pejotismo que aborrecía en el 2003.

El lunes, la paranoia

El lunes, mágicamente, explotó la peste de la gripe de la mano de los medios de comunicación.

Miles de contagiados, supuestos o no, la Presidenta que desmiente al ministro de Salud en la cara, decenas de muertos, supuestos o no y la paranoia colectiva.

Cada municipio adoptando sus propias medidas sin certezas desde la provincia, con un papel pobrísimo a la espera de las decisiones a nivel nacional.

Esto dio pie para que el merchandising gripero estuviera a pleno. Los barbijos que se agotan y, en realidad habría que acotar su uso, la desesperación por el alcohol en gel o del común que tampoco alcanza y entonces aparece el remedio de la abuela: lavarse con agua y el glorioso jabón blanco Federal y punto.

Menos besos y abrazos. Aislarse es la consigna.

Las elecciones y sus lecturas

En el medio de todo este caos, el domingo pasado hubo elecciones y su resultado merece distintas lecturas.

En principio el inédito escenario creado en Azul : por primera vez desde 1983 cinco fuerzas logran llegar al Concejo Deliberante.

Fue todo tan parejo que entre el primero y el segundo hubo 152 votos de diferencia (según la información del Ministerio del Interior que se encuentra en Internet ) con el tercero unos 1.700 y con el cuarto 2.000.

Desde el punto de vista político, el golpe de las urnas lo recibieron Kirchner con su lista seccional ( que incluía a José Eseverri, Mario Caputo y compañía ) y el intendente Omar Duclós como referente máximo de la Coalición.

Es fácil hablar con la tapa del diario del lunes pero hubo gruesos errores en la concepción de la campaña del Frente Coalición Cívica por Azul.

Se suponía una elección cerrada con el kirchnerismo cuando, en realidad, la ola venía por el lado de Francisco De Narváez.

Llama la atención cómo no se prestó atención a las encuestas que le daban al candidato de Unión Pro por encima del 40 por ciento en nuestra ciudad. Finalmente fue del 44 %.

Y otro dato: Azul fue la única ciudad de la sección electoral en que la Unión Pro se impuso en los tres niveles: a diputados nacionales, senadores provinciales y concejales.

Entre alianzas y radicales

Otro factor fue la alianza con el remanente de Vecinos por Azul. ¿Cuánto le sumó si se tienen en cuenta los votos de Agustín Carus ?

Pero, además, la falta de acuerdo con la Unión Cívica Radical hizo que votantes históricos de ese partido optaran por su candidato, Juan Sáenz. Concretamente, no era lo mismo un frente que incluyera a todos que ir divididos.

A pesar de todo, la Coalición fue la única fuerza que pudo sumar un edil de los que ponía en juego ya que el FJPV perdió dos y la UCR uno.

En Azul, Margarita Stolbizer quedó segunda pero con menos votos que la sumatoria de la Coalición y la UCR al igual que la de senadores provinciales por la séptima sección ( hay que recordar que compartían boleta ).

Se verá con el tiempo cómo sigue esta historia entre "radicales".

Lo cierto es que en el comité se vivió como una fiesta que haya entrado un concejal cuando, en los números, perdieron uno reduciendo el bloque del radicalismo oficial a la mínima expresión desde 1983.

Pero era el dulce sabor de la venganza contra el duclosismo.

La ola De Narváez

Los ganadores del domingo fueron quienes formaban parte de la lista que encabezaba De Narváez que tuvo un gran arrastre superando por unos 1.700 votos a las colectoras locales.

Un Carus exultante se encontró con una victoria que resultaba sumamente difícil.

Pero, al revés de la Coalición , la campaña fue certera y "olió" el comportamiento que se avecinaba del electorado.

La distancia con el segundo fue muy corta por eso sólo ingresa otro edil : Ramiro Ortíz.

El otro fue Luis Conti, un peronista que perforó la base, aprovechó la onda y se llevó casi seis mil votos y dos bancas junto a Carlos Bevacqua.

Y el Frente Justicialista para la Victoria que sufrió en carne propia la debacle kirchnerista en Azul y la séptima pero que pudo "empatar" a los de arriba y meter dos ediles: Alejandro Lozano y María del Carmen Ruiz.

Hay que tener cuidado con los espejismos y no imaginar que los votos pertenecen al candidato aislado del contexto.

Lo que hoy es la gloria mañana puede ser la derrota pero quedan, por lo menos, indicios: el comienzo de un nuevo ciclo político cargado de interrogantes, primeros posicionamientos de cara al 2011 asomando en nuestra ciudad Carus y Conti y el nudo que deberá desatar Duclós sobre cómo transitará sus dos últimos años de gestión con un Concejo Deliberante dividido.

Por estas horas está analizando qué cambios de funcionarios hará en determinadas áreas de su gestión para mejorar las mismas. Ya verá cuál es el momento para anunciarlo.

El enigma es cómo interpretará el mensaje de las urnas.

Comentá la nota