La gripe A, mortal para la gestión K

Por Jorge Oviedo

Una vez más, ha bastado la aparición de un serio problema para demostrar que cuando se pretende conducir un país entre dos o tres personas, el resultado es el desastre. La pandemia de gripe A afecta a todo el mundo, pero en ningún otro país comparable parece haberse descontrolado como en la Argentina.

Mientras tanto, las autoridades muestran una actitud esquizofrénica, dejando en evidencia una vez más su caprichosa, arbitraria e irrazonable manera de proceder.

-El Gobierno que ha mantenido la emergencia económica pese a que la economía, según los funcionarios, crecía a "tasas chinas" y se obtenía, según los mismos funcionarios, "el mejor período de la historia" se niega a declarar la emergencia sanitaria cuando el número de enfermos y muertos se multiplican.

-Las mismas autoridades que han permitido que el Ministerio de Planificación maneje a su antojo cientos de miles de millones de pesos eludiendo el control del Congreso, transformando al presupuesto y sus controles en una ficción, ahora no deja que se manejen con más libertad montos mucho menores, por tiempo limitado y destinados a salvar vidas. La causa: quiere controlar.

-El Gobierno permite que un oscuro secretario intervenga el Indec, falsee las estadísticas, fije arbitrariamente precios, prohíba o autorice exportaciones o importaciones, intervenga en el mercado financiero, ordene deshacer operaciones cambiarias ya concertadas, desplace a ejecutivos de empresas privadas, intervenga en los contratos entre particulares, maneje fondos públicos de reparticiones sobre las que no tiene jurisdicción, todo ello sin respaldo normativo alguno. Pero no dice que no puede suspender los espectáculos públicos ni ordenar que se cierren los sitios de reuniones masivas para evitar más contagios. El increíble argumento: quiere respetar las libertades individuales.

Tal vez el Gobierno no quiera reconocer que fue arriesgadísimo para la salud que en medio de la pandemia se hiciera coincidir el comicio con el período más frío del año.

-Una vez más, las autoridades han mostrado que sólo hacen públicos los problemas cuando puede culpar a otros. Por eso temerariamente se cancelaron los vuelos con México, sólo para ver cómo los primeros contagios llegaban desde Estados Unidos. Cuando la enfermedad se instaló se ha demorado y se siguen demorando medidas.

-Las autoridades forzaron todos los límites constitucionales, legales y racionales y desoyeron todas las advertencias de los expertos. Adelantaron el comicio, colocaron candidatos testimoniales, impulsaron a un juez a que procesara con paupérrimos argumentos a un candidato opositor, hicieron campaña utilizando los recursos del Estado. Perdieron. Y su manera de gestionar probablemente no sólo haya causado pérdida de votos. Y en el caso de la gripe A tal vez haya causado la pérdida de vidas.

Comentá la nota