La gripe, flotando entre las urnas.

La gripe H1N1 fue un invitado más de las elecciones. Pero a pesar de las reiteradas recomendaciones realizadas por las autoridades electorales y sanitarias, las precauciones se limitaron a acciones aisladas. Y en general, no hubo conductas preventivas.
Hubo barbijos -uno de los íconos desde que se instaló la gripe H1N1 en el mundo- pero fueron casos aislados. Algunas personas, afectadas por gripe, a la hora de llegar a los lugares de votación, lo hicieron con un barbijo.

Pero no hubo protectores entre las autoridades de mesa ni entre los integrantes de las fuerzas de seguridad afectados a la custodia de las comisiones.

Tampoco se adoptó, en forma general, la utilización de una esponja mojada para cerrar los sobres y evitar utilizar la saliva. Pero los fiscales ni las autoridades de mesa exigieron -como en otras elecciones- que los sobres fueran ingresados en forma cerrada a las urnas. Esta exigencia se dejó, prácticamente, de lado.

En el colegio Ciudad de Santa Rosa, donde se confirmó un caso de gripe H1N1 en un curso de tercer año, hubo elecciones. Un criterio dispar que las autoridades no explicaron.

Por eso las acciones preventivas fueron excepciones. En las mesas de votación las autoridades y fiscales compartieron el mate, una actividad desaconsejada en la actual coyuntura. Aunque sí es cierto que la cantidad de termos y mates que se vieron fue menor a comicios anteriores.

Otra de las conductas recomendadas por Epidemiología que no fueron acatadas es la formación de las colas en los establecimientos. Las autoridades electorales impartieron la recomendación que las colas de votación se debían realizar fuera de los establecimientos, con un metro de distancia entre los votantes. Nada de esto fue adoptado en los lugares de votación.

En forma aislada también se pudo ver, en algunas mesas, frascos con alcohol en gel. Pero fueron excepciones.

Comentá la nota