Por la gripe A, este mes los viajes en colectivo cayeron un 43 por ciento

Si algo le faltaba al alicaído sistema de colectivos local para seguirse debilitando, ahora la pandemia de gripe A le sumó su granito de arena.
Este mes, la cantidad de viajes cayó un 43 por ciento comparado con el mismo mes del año anterior y le asestó un duro golpe al servicio, que viene teniendo un desfasaje importante entre los costos y el precio actual del boleto. Es más, técnicos marplatenses y santafesinos estarán hoy en Rosario para armar un frente común junto a la gestión de Miguel Lifschitz para pelear más subsidios ante el gobierno nacional.

Entre las causas más puntuales que explican este 43 por ciento de pérdida de viajes figura el prolongado receso escolar que culminará el lunes, junto a la inactividad académica en las facultades y la feria judicial de invierno.

Lo concreto es que el aislamiento social sugerido por los sanitaristas para impedir el avance de la pandemia fue el toque de gracia que coronó un mes "para el olvido" en el sistema de transporte, según indicaron las fuentes consultadas. Es que la caída promedio estacional prevista por los técnicos para julio siempre prevé un 27 por ciento menos de viajes, lejos de lo que se registró finalmente.

Cuna del reclamo. Frente a esta caída en picada de los viajes y de cara a los múltiples problemas de desfinanciamiento que afrontan los colectivos, Rosario será sede hoy del primer encuentro para la federalización de los subsidios nacionales que recibe el transporte urbano de pasajeros.

Desde las 9, en la sede del Ente del Transporte de Rosario (ETR), técnicos locales junto a sus pares de Mar del Plata y Santa Fe debatirán un esquema mas equitativo a la hora de distribuir los fondos provenientes de una alícuota al gasoil.

Según detalló el intendente, Miguel Lifschitz, "la idea es que en un plazo no mayor a 60 días se cuente con una propuesta para reformular el sistema". Una recomposición que podría convertirse en ley.

Desfasaje. El último estudio de costos del transporte confeccionado por el ETR en junio ubicó la tarifa neta del boleto en 1,96 peso, lo que implica un déficit de 36 centavos en relación al precio actual del pasaje: 1,60 peso. La brecha podría descender con el nuevo estudio previsto para agosto en función de un leve incremento de los subsidios nacionales que en abril fueron de 6.921.000 pesos. Esto implicó una suba de los aportes provenientes del Sistau (impuesto al gasoil que la Nación recauda y destina al transporte) en relación a marzo, cuando habían llegado 5.246.000 pesos para los colectivos rosarinos.

Al Sistau se le debe agregar el aporte que hace el Fondo Compensador del sistema que, como su nombre lo indica, es un fondo al que aportan todas las líneas y que se utiliza para paliar los déficit del sistema. Hoy, está compuesto por 1.000.000 pesos al mes.

El refuerzo de los subsidios nacionales provocará que el desfasaje entre precio neto y precio real del boleto en agosto será un poco menor a los 36 centavos, pero no servirá para cubrir toda la brecha que históricamente viene padeciendo el sistema rosarino de ómnibus.

En promedio, a bordo de los 710 coches de la flota local se cancelan 10.000.000 de viajes al mes. Y para cubrir la brecha entre el costo "real" y el boleto actual serían necesarios 3.600.000 pesos al mes en forma regular.

Macrocefalia. Uno de los argumentos que discutirán hoy los técnicos que se reunirán en Rosario es la inequidad en la distribución de recursos. "Plantearemos el desequilibrio que hay entre el Area Metropolitana de Buenos Aires (Amba) y el resto del país. Si fuera equitativo, Rosario recibiría más del doble de subsidios que en la actualidad", indicó la gerenta del ETR, Mónica Alvarado, y agregó: "Existe un decreto nacional gracias al cual el Amba recibe subsidios para compensar cualquier incremento de costos. En principio, queremos que este modelo sea abarcativo al resto de la Argentina".

Esta labor en conjunto con la Secretaría de Transporte a cargo de Juan Pablo Schiavi debería desembocar en estos 60 días en una propuesta para reformular el sistema. "Schiavi nos dijo que hay decisión del gobierno de elevar este plan al Parlamento nacional para que sea aprobada por ley. Nos parece un mecanismo transparente, en donde los representantes de las provincias van a poder opinar al respecto. Esto implicaría mayores subsidios para el interior y seguramente una disminución para Capital Federal, y obligará a las autoridades a poner las tarifas en sintonía con el resto del país", manifestó Lifschitz.

A los colectivos rosarinos lo utilizan 290 mil ciudadanos que abordan las 39 líneas que componen el sistema a cargo de Rosario Bus, la Semtur y la empresa Mixta.

Comentá la nota