La gripe A dejó importantes enseñanzas en Mar del Plata

El secretario de Salud de la comuna destacó la articulación lograda entre los distintos niveles estatales y el sector privado. Defendió la campaña de vacunación contra la gripe estacional y la adquisición de respiradores.
La drástica caída en los niveles de consultas médicas relacionadas con el tema indica que lo peor de la pandemia de gripe A (H1N1) ya pasó. De hecho el comité de crisis (que además dejó de reunirse periódicamente) decidió dejar de utilizar el Estadio Polideportivo como centro de atención primaria para enfermedades respiratorias. Como saldo dejó aproximadamente 55 personas fallecidas, miles de infectados que lograron superarla -algunos de ellos en forma consciente y otros no- y un balance positivo de quienes tuvieron la responsabilidad de enfrentarla.

"Creo que la mayoría de las políticas que se pusieron en marcha fue acertada" afirmó en diálogo con LA CAPITAL el doctor Alejandro Ferro, secretario de Salud de la comuna y principal motor de la política instrumentada en la ciudad para combatir el flagelo, la cual mereció el reconocimiento de los gobiernos nacional y provincial.

Como ejemplo de los pasos dados en el camino correcto Ferro mencionó que la Municipalidad fue la primera del país en difundir un video con consejos sobre cómo actuar frente a una pandemia que, en aquel momento, muchas personas (incluidos numerosos profesionales de la salud) dudaban que se produjera. "Si hoy, dos meses y medio después, tuviera que filmar un video lo haría exactamente igual", enfatizó el funcionario municipal con evidente orgullo.

En diálogo con este medio, Ferro aclaró que, en teoría, es prácticamente imposible que este tipo de pandemia se repita. "Cuando una cantidad importante de personas tiene anticuerpos la transmisibilidad ya no es del 100%", dijo y recordó que "si bien no tenemos la cifra exacta de personas que tuvieron el virus calculamos que fueron entre 100.000 y 150.000, por decir un número bajo" -ver aparte.

Este comentario llevó a que Ferro reconociera uno de los pocos flancos débiles que tuvo el operativo: el retraso en el procesamiento de muestras que el Gobierno nacional decidió centralizar, en un primer momento, en el Instituto Malbrán de Capital Federal.

"Eso originó que tuviéramos una diferencia en los tiempos reales para informarle a los pacientes, y particularmente a los graves y los familiares de los fallecidos, si habían tenido o no gripe A (H1N1)" admitió aunque destacó que "eso se fue resolviendo en la medida en que el INE pudo tomar a su cargo esa tarea, razón por la cual actualmente siguen procesando datos que no son muy útiles".

Trabajo conjunto

En un repaso realizado para LA CAPITAL de las medidas implementadas en General Pueyrredon, Ferro recalcó que "todo lo que se hizo fue teniendo en cuenta la posición adoptada por la propia directora general de la Organización Mundial de la Salud, Dra. Margaret Chan, quien advirtió que la pandemia iba a afectar particularmente al hemisferio sur por estar en plena temporada de invierno".

Según Ferro, fue en ese marco que se dispuso "lo más rápidamente posible" una serie de medidas que incluyó desde una vacunación masiva contra la gripe estacional hasta la apertura de un centro exclusivo de diagnóstico para enfermedades respiratorias en el Estadio Polideportivo, pasando por la habilitación de un centro de aislamiento para personas en situación de vulnerabilidad.

Ferro consideró que un factor determinante para que toda esta batería de medidas haya podido ponerse en marcha fue el accionar conjunto entre los distintos niveles del Estado -INE, Zona Sanitaria VIII y Municipio- y el sector privado -a través de las clínicas- en el marco del denominado "comité de crisis".

"Quiero agradecer públicamente al personal de salud, particularmente el del Municipio de General Pueyrredon, que ha trabajado denodadamente en la asistencia de pacientes y la solución de múltiples problemas derivados de la pandemia" enfatizó Ferro, quien además destacó que "también las clínicas privadas, que fueron las primeras afectadas por este fenómeno -que como se recordará comenzó afectando a la clase media- estuvieron siempre a la altura de las circunstancias".

Asimismo Ferro agradeció las partidas enviadas por el Ministerio de Salud de la Nación -en su momento encabezado por Graciela Ocaña- tanto de oseltamivir como de oxímetros. "Tener medicamentos suficientes nos permitió sentirnos seguros a la hora de implementar la política de medicación masiva y contar con los oxímetros nos permitió indicar tratamientos con datos más confiables" reflexionó y añadió que "todavía quedan medicamentos y los oxímetros siguen utilizándose".

Vacunación y respiradores

A la hora de destacar las medidas que a su criterio fueron más eficientes, Ferro comenzó mencionando la campaña de vacunación contra la gripe estacional. Tras recordar que se pasó de una inoculación histórica anual de 7.000 dosis a aplicar 100.000 vacunas, el funcionario consideró que "fue una muy buena medida porque aprovechamos para concientizar y brindar información".

En este sentido recalcó que la decisión de la gestión actual es "intensificar al máximo la vacunación antigripal en los próximos años, porque creemos que es una muy buena práctica. De hecho entendemos que fue una de las razones por la que hubo baja incidencia de virus estacional".

Asimismo Ferro consideró que fue "un acierto" la apertura del centro de atención ambulatoria en el Estadio Polideportivo. "En todo momento fue nuestro termómetro para medir cómo estaba la situación y prever las medidas a adoptar" afirmó para luego recordar que dicho centro días atrás se cerró porque "las consultas bajaron y no volvieron a aumentar".

No obstante aclaró que el servicio "se trasladó al Centro de Salud número 2, que atiende las 24 horas y que tiene una entrada independiente. Si bien ese centro funciona con un número bajo de consultas, lo mantenemos porque es un centro piloto que nos da referencias de lo que pasa", añadió.

Por otra parte Ferro destacó la decisión adoptada a fines de junio de adquirir 10 respiradores. "En ese momento la ciudad se había quedado sin esos equipos por la cantidad de neumonías bilaterales relacionadas con el virus de la gripe A (H1N1) -describió-. Los 10 respiradores que compramos fueron entregados a los hospitales públicos e incluso uno de ellos se prestó a una clínica privada. Creo que fue una medida acertada, porque si bien no es un instrumento que se utilice para la atención primaria lo que privilegiamos fue la salud de los marplatenses".

Qué esperar para 2010

Al ser consultado sobre las perspectivas para el año próximo, Ferro aclaró que la circulación del virus de la gripe A H1N1 tendría la misma incidencia que la que tuvo este año. "La comunidad tiene un nivel de anticuerpos en general que impediría, teóricamente, que la pandemia tenga un impacto tan masivo como el que tuvo en 2009" explicó.

Ferro aclaró que "sabemos que el virus va a seguir circulando" pero también recordó que "se espera que para el otoño próximo haya una vacuna disponible. Posiblemente no sea de distribución masiva, porque será necesario vacunar a la población mundial, pero es muy probable que las normas de inoculación incluyan a los grupos de riesgo".

Por último el funcionario consideró que lo vivido este año "nos deja varios aprendizajes importantes. En primer lugar, que si cumplimos con las medidas de prevención básicas, como quedarse en su casas si se tiene gripe, lavarse las manos frecuentemente, no compartir el mate y consultar rápidamente con el medico, la transmisión de este tipo de enfermedades disminuye rápidamente. Y en segundo lugar que cuando se trabaja racionalmente, ocupándose pero sin caer en el pánico, la situación puede ser manejable, como lo demostramos en General Pueyrredon".

55 muertos con una edad promedio de 50 años

En la ciudad de Mar del Plata se registraron 55 fallecimientos atribuibles a la gripe A (H1N1), según confirmó a LA CAPITAL el secretario de Salud de la comuna, Alejandro Ferro.

El funcionario afirmó que, a diferencia de México (donde la edad promedio de los fallecidos fue de 20 años) en la ciudad "el promedio fue de 50 años, lo que indica que hubo decesos en los dos extremos etarios".

En cuanto a la cantidad total de infectados -que permitiría conocer la tasa de morbilidad que existió a nivel local- admitió que es imposible de determinar, no sólo porque hubo algunos inconvenientes en el análisis de las muestras -ver nota principal- sino porque "es una enfermedad que se presentó de muy diferentes maneras: desde un paciente asintomático hasta otro que desarrolló una neumonía bilateral".

En este sentido, Ferro recalcó que "las estadísticas demostraron que el 90% del virus de gripe que circuló en la ciudad este año fue gripe porcina. Por eso mucha gente cree que tuvo gripe estacional, pero en realidad fue gripe porcina".

En este marco, estimó que en Mar del Plata hubo "entre 100.000 y 150.000 infectados, como mínimo" pero reconoció que "por ahora es imposible de determinar. La única forma de hacerlo sería realizar un estudio de prevalencia de anticuerpos específicos para el virus, pero por el momento no está disponible. Recién ahora se está realizando en algún estado de Nueva York a nivel de investigación, por lo que es muy poco probable que pueda implementarse acá" añadió.

Más adelante Ferro afirmó que la experiencia vivida "demuestra que es un virus con alta contagiosidad y afortunadamente baja mortalidad, pero con la contrapartida de afectar a personas jóvenes y sanas, lo que es lamentable, porque si bien siempre una muerte es indeseable, la expectación de años perdidos no es la misma cuando fallece una persona que tiene 80 que cuando tiene 15 o 16".

Por último el funcionario municipal -quien además es médico infectólogo- virtió que "la comparación entre el virus porcino y el estacional no es válida, porque la gripe estacional causa mortalidad en personas que tienen problemas de salud o de la tercera edad. Con la gripe porcina, en cambio, se registró una cantidad de personas muy jóvenes en insuficiencia respiratorias e incluso fallecidas que personalmente no había visto nunca antes".

El papel de las escuelas

La distribución en los colegios públicos y privados de la ciudad de planillas que deben ser llenadas por los padres en caso de ausencia de sus hijos al establecimiento es una de las políticas implementadas en Mar del Plata de gripe que podrían mantenerse más allá de la pandemia.

Así lo consideró el secretario de Salud de la comuna, Alejandro Ferro, quien recordó que el comité de crisis local decidió el cierre de ciertas instituciones educativas en las que se habían confirmado casos "aún antes de que el Gobierno lo decidiera a nivel nacional".

Ferro admitió que antes de la reapertura de los colegios se temió "que se produjera un rebrote muy relevante, por lo que se trabajó intensamente con las autoridad educativas de la Provincia y la Municipalidad, así como con los propios docentes y se acordó un protocolo de acción frente a la posible aparición de casos de gripe en las escuelas".

En este sentido el funcionario consideró que "si bien a fines de agosto hubo un rebrote que nos hizo pensar que estábamos incursionando una segunda ola finalmente no tuvo un pico demasiado alto, lo cual probablemente se haya debido a las medidas intensas que se tomaron en los colegios, además del alerta general que ya existía en la comunidad".

Junio

Según Alejandro Ferro, la pandemia de gripe A (H1N1) en Mar del Plata tuvo su pico de casos a fines de junio. En ese lapso se produjo también la mayor cantidad de decesos relacionables con el virus

Comentá la nota