La gripe A corrió el Día del Amigo, pero los boliches siguen abiertos

La Municipalidad y los empresarios gastronómicos decidieron postergar los festejos por el Día del Amigo para el 20 de agosto. Si algo le faltaba trastocar al virus de la gripe A era esta celebración fraterna, verdadera marca registrada de la ciudad sobre la que se vuelven las miradas de todo el país.
Pero la medida tiene un contraluz, los boliches bailables siguen congregando cientos de personas cada fin de semana porque la vida social sigue vigente y liberada a la responsabilidad individual. Algunos de estos locales promocionan a través de correos electrónicos las medidas de profilaxis que toman.

"Es una expresión de solidaridad social", fundamentaron los participantes de la reunión que ayer corrió un mes en el almanaque al Día del Amigo. El encuentro que presidió el secretario de Gobierno, Horacio Ghirardi, se realizó en la Asociación Empresaria de Rosario y reunió a representados de restaurantes, bares, shoppings, catering y hasta boliches. Claro que puede haber quienes no resignen la fecha tradicional, en ese caso, sólo queda aplicar la frase "si hay festejos, que no se noten".

¿Cómo proceder el 20 de julio? La pregunta disparó la convocatoria que congregó a unos 60 portavoces de los distintos rubros que concentran la mayor demanda para festejar el Día del Amigo. "Es contradictorio convocar al distanciamiento social y al mismo tiempo hacer grandes reuniones", argumentó Ghirardi al finalizar el cónclave que logró unificar el 95 por ciento de las opiniones de los presentes. "Se trasladan los festejos al jueves 20 de agosto", sintetizó el funcionario y aseguró que la preocupación general que tiene la gente fue el marco sobre el cual se logró el consenso.

La medida, además de sintonizar con las recomendaciones de distanciamiento social también procura no perder un día "emblemático" en el que los comensales saturan bares, restaurantes y parrillas. Una semana atrás, LaCapital reflejó la preocupación del sector porque las reservas no superaban el 30 por ciento, mientras que en años anteriores se agotaban casi en la primera semana de julio (ver aparte).

Para el portavoz de la Cámara Hotelero Gastronómica, Rodrigo Pastor, más que por la expectativa deflacionada con la que vienen este año los festejos por la gripe, la decisión de correr la fecha un mes es para "acompañar la situación que se está viviendo, porque la celebración coincidiría con el momento de mayor expansión de la enfermedad".

"Este panorama nos llamó a buscar una alternativa", dijo Pastor y mostró su satisfacción ya que el encuentro sumó a shoppings, confiterías bailables, supermercados y catering. "Fue una reunión representativa", definió y dijo que en las últimas semanas, y a manos de la pandemia, la actividad gastronómica se redujo entre un 30 y un 50 por ciento. Aunque, en su opinión, el "comportamiento de la gente es bastante raro porque el miércoles (víspera del 9 de julio) hubo mucha gente en todos lados".

Responsabilidad. "Este es un mensaje solidario, está enmarcado en la responsabilidad social", insistió el titular de la Asociación Empresaria, Elías Soso. Además dijo que en Capital Federal también habrá medidas semejantes a la tomada ayer en Rosario.

Comentá la nota