Gripe A: colapsa el sistema médico y piden cautela

Demoras de hasta 24 horas en atención domiciliaria
Los nuevos casos de fiebre y tos en niños y el temor a que sean síntomas de la gripe A produjo demoras de hasta 24 horas en la atención de las emergencias médicas a domicilio. Y hay tanto miedo en los padres que las guardias en los centros de salud y hospitales públicos y privados están congestionadas hasta el colapso. Por ésto, médicos y autoridades salieron a pedir cautela a la población, ya que "hay más psicosis que casos reales": sólo llegan a 256, según el último parte del Ministerio de Salud de la Nación.

El atraso en la atención –tanto domiciliaria como en los servicios ambulatorios– se había producido también en julio del año pasado, con el aumento habitual de los casos de bronquiolitis y de gripe estacional. Pero este año, el pico de demandas de la gente llegó antes de que termine el otoño, por la epidemia de gripe A. Y desbordó la capacidad de las empresas de emergencias médicas.

Desde la Cámara de Emergencias Médicas admitieron a Clarín que el servicio de médico a domicilio "está colapsado. Sólo en una de las empresas de emergencias ayer entraron 10.000 llamados", detalló Carlos Chiarelli, asesor médico. Y agregó que por la difusión de los casos de gripe A, había "una psicosis, una paranoia" que llevó a "una situación de catástrofe de la demanda".

En la obra social OSDE, que también brinda un servicio de atención a domicilio, se duplicó la cantidad de llamados durante el fin de semana pasado. "Hemos aumentado el plantel de médicos, pero la demanda es muy alta", dijo el vocero de la empresa, Eduardo Forte.

"El sistema está superado", reconoció también el director ejecutivo de la Cámara de Instituciones Médico Asistenciales de la República Argentina (CIMARA), Federico Díaz Mathé. Y anticipó: "Si esto se agudiza, los servicios médicos deberán seleccionar pacientes. Si presenta tal síntoma se atiende en la guardia; si presenta tal otro, le mandan médico a domicilio".

Centros de salud y sanatorios tuvieron que cambiar el modo en que atienden a los pacientes. En el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez están atendiendo en una sala especial a 80 chicos por día con síntomas de gripe o resfrío. Y en el Hospital Alemán de Capital, a toda persona que vaya con fiebre, tos y que haya tenido contacto con algún caso confirmado o sospechoso, "se le ponen un barbijo y se les lava las manos. El médico que la recibe ya tiene su barbijo", contó Alberto José Machado, jefe de emergencias del hospital, que admitió que "el servicio está sobrecargado".

Las autoridades sanitarias y los médicos recalcaron que hay mucho "miedo" en los padres. "Algunos suponen que sus vecinos tienen la gripe y ya vienen a consultar aunque no tengan síntomas", contó Machado.

En tanto, Silvio Payaslian, director de los cinco centros ambulatorios de Swiss Medical Group, en Capital y Olivos, donde se duplicaron las consultas (llegan a 500 chicos por día), aclaró "que la gente debe saber que la gripe no es una emergencia, como un infarto. Que no es algo severo".

Y trató de mandar un mensaje de calma a las madres: "Vienen preocupadas y piden que se les tomen muestras con hisopos para ver si tienen la gripe A. Pero deben quedarse tranquilas. Los hisopados en la nariz y en la garganta sólo deben hacerse cuando se tratan de casos verdaderamente sospechosos y no con todos los chicos".

Comentá la nota